UP

-     Escrito por elena

Tatuajes japoneses

culo-japones

En la actualidad, los tatuajes japoneses gozan de mayor prestigio y popularidad entre la gente joven japonesa, pero durante mucho tiempo fueron considerados únicamente marca distintiva de las clases sociales más bajas e, incluso, de la mafia japonesa formada por los famosos Yakuza. A pesar de la pequeña apertura, todavía resulta difícil para esta sociedad reconocer algo de arte en sus tradicionales tatuajes y algunos lugares como, por ejemplo, los baños públicos no se deja entrar a personas tatuadas, ya que por lo general la gente entra en pánico y abandona el local.
La técnica del tatuaje japonés es una de la más fascinantes y, quizás, dolorosas. Tradicionalmente el artista tatuador utiliza agujas muy finas montadas sobre un bastoncito de madera y las introduce rápidamente en la piel del cliente, a modo de golpecitos de martillo.
La palabra japonesa que describe esta técnica es “horimono”, palabra que procede del verbo horu que significa: grabar, esculpir, cincelar, tallar o labrar. Por extensión el término “horimono” hace referencia a los materiales y procedimientos y, en concreto, a la inserción de tinta bajo la piel con fines decorativos y de tal modo que resulte permanente. No se trata de un proceso especialmente rápido debido a la extensión y complicación de los diseños tatuados y, por lo general, puede llegar a durar un par de meses.
Estos diseños siguen cánones de belleza muy concretos, que requieren de composiciones especiales y derivan un especial simbolismo. Sobre estos aspectos más específicos, hablaremos próximamente. Ahora sólo aprovechamos para mostrar uno de los grandes trabajos artísticos procedente del tatuaje japonés.