UP

-     Escrito por elena

Tipos de suelos

Entre los distintos tipos de suelos tenemos los los arenosos, los limosos, o los de turba. Conocer las peculiaridades de cada tipo de suelo es importante en la agricultura. Según el tipo de suelo se podrán plantar unos cultivos u otros, además hay suelos más vulnerables a la contaminación y la sequía. En Tendenzias te contamos más sobre los distintos tipos de suelo.

tipos de suelos

Índice del articulo

  • Suelos arenosos.
  • Suelos limosos.
  • Suelos arcillosos.
  • Suelos de turba.
  • Suelos salinos.
  • Importancia de las capas estructuradas del suelo.
  • Recuperación del suelo “fatigado”.

Tipos de suelos

  • Hay básicamente cinco tipos de suelos que son los que los jardineros y agricultores trabajan. Los cinco tipos son en realidad la combinación de tres tipos de partículas de roca erosionada que componen el suelo, son el limo, la arena y la arcilla. Según se combinan entre sí estas partículas crean un suelo con unas características distintas.
  • Las propiedades físicas, y químicas del suelo son importantes para el ecosistema. El suelo realiza funciones de descomposición, filtración y almacenamiento de nutrientes.
  • El suelo básicamente se compone de rocas en partículas agrupadas con otros materiales como arena o arcilla. La agrupación de estos  materiales en determinadas proporciones determina el tipo de suelo. Cada componente del suelo tienen su importancia, por esto hay suelos que son más fértiles que otros.
tipos de suelos

Suelos arenosos

  • Entre lo tipos de suelos, el arenoso contiene partículas más grandes que el resto de los suelos. Es áspero y seco al tacto porque las partículas que lo componen están muy separadas entre ellas y no mantienen bien el agua.
  • En los suelos arenosos el agua se drena rápidamente. Estos suelos no son los de mejor calidad  para la agricultura ya que no retienen los nutrientes.  Las plantas en suelos arenosos no tienen la oportunidad de aprovechar bien los nutrientes de forma eficiente por la velocidad con la que el agua se drena.
  • El suelo arenoso por otro lado retine mejor la temperatura, así que en cuento llega la primavera resulta más cálido que otro tipo de suelo. Entre los árboles que se pueden cultivar en suelos arenosos está el aguacate, las palmeras, los pinos, eucualiptus o los cipreses.

tipos de suelos

Suelos limosos

  • Estos tipos de suelos se componen de partículas más pequeñas y suaves al tacto que los arenosos. Los suelos limosos retienen el agua por más tiempo, así como los nutrientes.  Su color es marrón oscuro, los limos se componen de una mezcla de arena fina y arcilla que forma una especie de barro junto al lodo y restos vegetales. Este tipo de suelos se suele dar en el lecho de los ríos. Son suelos muy fértiles dado su grado de humedad y nutrientes. Más fácil de cultivar que suelos arenosos o los de arcilla.

Entre sus características principales:

  1. Son pedregosos
  2. De color oscuro
  3. Filtran el agua con bastante rapidez, son suelos muy fértiles
  4. La materia orgánica presente en este tipo de suelos se descompone con rapidez, por esto es un suelo rico en nutrientes
  • Estos suelos se componen de partículas más pequeñas y suaves al tacto que los arenosos. Los suelos limosos retienen el agua por más tiempo, así como los nutrientes.  Su color es marrón oscuro, los limos se componen de una mezcla de arena fina y arcilla que forma una especie de barro junto al lodo y restos vegetales. Este tipo de suelos se suele dar en el lecho de los ríos.
  • En los suelos limosos puede crecer casi todos los tipos de árboles y plantas, salvo las que necesiten condiciones muy secas. Crecen bien árboles como los sauces, los fresnos, las encinas, los chopos o los álamos.

 tipos de suelos

 tipos de suelos

tipos de suelos

Suelos arcillosos

Este tipo de suelos está formado por granos finos de color amarillento, arcilla en un 45%, retienen mucho el agua y forman charcos. Si se mezcla con humos es bueno para cultivar. Este tipo de suelos tienen gran poder de retener agua y nutrientes pero una baja porosidad así que es difícil trabajarlos. Su textura y viscosidad hace que las raíces no tengan una adecuada aireación y por lo tanto se pueden pudrir.

tipos de suelos - arcillosos

En este tipo de suelos no se puede plantar cualquier tipo de plantas o árboles, funcionan los que tiene raíces de ir hacia zonas más profundas buscando aireación. Como la melisa o el nogal, los alisos, el fresno, o el álamo blanco.

Suelos de turba

  • Un excelente suelo para el cultivo, se usa en la agricultura como sustrato para el cultivo. El suelo de turba es de color oscuro marrón o negro. Son de textura suave y tienen un alto contenido en agua y nutrientes. Los suelos de turba suelen estar saturados de agua pero una vez drenados son excelentes para el cultivo.
  • Una de las características valiosas de los suelos de turba es su capacidad para retener agua en los meses secos y su capacidad para proteger las raíces de la bajas temperaturas en épocas de invierno. Los suelos de turba contienen un ph ácido entre 3,5  y 4 de pH y los agricultores lo usa para regular la química del suelo así como agente de control de las plagas del suelo.
  • El suelo de turba es perfecto para todo tipo de semillero al ser porosos y retener bien la  humedad.

tipos de suelos

tipos suelos turba

Suelos salinos

Son característicos de regiones secas, su alto contenido en sales influye en las plantas, no son suelos buenos para la agricultura ya que causan dificultades en su crecimiento. En este tipo de suelos los cultivos crecen poco ya que se acumulan las sales solubles en la zona de las raíces. Se suelen reconocer a la vista por el cultivo de plantas débiles y raquíticas y por la presencia de costras blancas de sal en la superficie.

tipos de suelos

Si la salinidad de suelo es moderada puede pasar desapercibía ya que no causa efectos muy evidentes, influye en el crecimiento de las plantas que suelen tener hojas más pequeñas y con un color  verde azulad más oscuro que la hojas normales. Además mucho suelos salinos conienen cantidades altas de yeso. Su valor de Ph saturado es siempre menor a 8,2.

Los suelos salinoso son indicativos de un drenaje inadecuad para lixiviar la sal de la tierra o la que proviene del agua. Algunos suelos son de forma natural sódicos o salinos si se han formado sobre material alto en sales como depósitos marinos.

 

tipos-suelos-morera

No hay un «punto crítico» de salinidad donde las plantas no crecen. A medida que aumenta la salinidad las plantas se debilitan acumulan cloro y se mueren.

Entre los árboles resistentes a los suelos salinos destacan: el madroño, la morera, la acacia, el arce, el cedro, el algarrobo o el ciprés común.  Hay que destacar que la gran mayoría de lo cultivo en sus primeras fasees, las de germinación son muy suscetibles a problemas por salinidad. Si la planta supera las primeras etapas de crecimiento luego es más fácil sobrevivir en estas condiciones.

Importancia de las capas estructuradas del suelo

Una vez definidos los tipos de suelos que nos podemos encontrar en la naturaleza, vamos a hablar sobre la importancia de las capas estructuradas del suelo para mejorar la siembra y el cultivo en la agricultura.

El suelo se fragmenta en tres capas:

  • Una superior.
  • Una capa intermedia.
  • Una interior.
tipos-de-suelos-capas-estructurales

En cada una de ellas nos podemos encontrar diferentes partículas de suelo y la materia en sus diversos estados (sólido, líquido y gaseoso). Además, cada capa surge por varias razones.

La capa superior del suelo se compone de: arena, arcilla, mantillo (humus), agua y aire. Al estar en continuo contacto con el aire de la atmósfera, se propicia la descomposición de los restos vegetales y animales, favoreciendo así a la creación de nutrientes para los cultivos. Este sustrato es aprovechado por las raíces.

Esta capa es la más importante de todas, sobre todo para la conservación de los cultivos, puesto que a ella se aferra el sustento de las plantaciones, es decir, sus raíces.

En la capa intermedia del suelo podemos encontrar: piedras, arenas, arcillas y agua. En este nivel pueden aparecer las aguas subterráneas si se dispone de un suelo drenante en la superficie, y un suelo limoso en la zona inferior, haciéndolo así impermeable. Esto favorecerá la acumulación de agua.

Y por último, nos encontramos con la capa inferior del suelo, que es donde se ubican las rocas, que es la base de la formación del suelo. Debido a la disgregación de sus partículas van surgiendo las capas superiores.

El que un agricultor tenga beneficios al cultivar sus suelos dependerá, en su mayor parte, de la buena fragmentación de la base del cultivo, que es el suelo. Debe tener nutrientes que absorban bien el oxígeno del aire o del agua, y que sea un suelo resistente, según para qué tipo de plantación quiera emplearse.

Como ya dijimos en los puntos anteriores sobre los tipos de suelo, el pH del suelo nos indicará si estamos ante un suelo alcalino, neutro o ácido. La mayoría de plantaciones requieren un suelo cargado de nutrientes que, en ese caso, será uno con un pH entre el 5’5 y el 7.0 (ácido neutro).

Este aspecto es muy importante a la hora de cultivar un suelo. Si observamos que no florece tan rápido la cosecha como en un principio, puede deberse a un caso típico de “fatiga del suelo”. Esto es así por la rápida plantación y siguiente cosecha sin dejar descansar al suelo para poder recuperar los nutrientes que ha consumido en el inmediato anterior labrado. El agua de la lluvia o la procedente del riego es a lo que atribuimos la culpabilidad de que el suelo se disgregue e imposibilite que, las capas donde se localizan los nutrientes, se reconstruyan.

Recuperación del suelo “fatigado”

tipos-de-suelos-acolchados

Existen varios métodos para recuperar un suelo “fatigado”. Antes de nada, se aconseja un análisis del pH para saber cómo actuar.

La técnica más empleada es el abono con materia orgánica, para así favorecer la creación de nutrientes, aumentar las reservas de agua, crear una capa superior apta para el agarre de las raíces. De esta forma, se evita que las raíces penetren en la siguiente capa y fragmenten la roca madre.

Otra técnica para solventar este problema es el uso de acolchados (orgánicos, plásticos) para un mejor control de la temperatura propia del suelo.

También te puede interesar