UP

-     Escrito por martin

Los perros se contagian el bostezo de nosotros

El bostezo es una acción social contagiosa sólo vista en primates, es decir nosotros y nuestros parientes como los chimpancés, mandriles, babuinos, etc. También los perros bostezan, y al parecer, según nuevos estudios incluso se contagian de nosotros los humanos, aportando más pruebas a la teoría que sostiene que el bostezo sería emocional y basado en la empatía.

bostezo perro

Vimos aquí en SinapSit que los perros pueden sentir empatía con nosotros, pueden darse cuenta cuando estamos tristes, y actuar. Al parecer, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Porto, en Portugal, también se contagian de nuestros bostezos, y es más fácil que se contagien si la persona que bosteza es parte de su grupo familiar. Incluso se contagian con sólo escuchar el bostezo.

imageEs muy poco lo que se sabe sobre el bostezo, pero una de las principales teorías dicen que se trataría de una conducta social. Esta sería una más de las adoptadas por los perros gracias a que conviven con nosotros en nuestra sociedad desde hace al menos unos 50 mil años. La empatía, que es la habilidad de una persona de interpretar las emociones de otra, al parecer es compartida con los perros, según diversos estudios, y este aportaría más pruebas a favor de esta teoría, y también de la que indica que el bostezo es empático. En los babuinos por ejemplo, también ocurre que se contagian los bostezos más fácil entre quienes son familiares entre sí, algo también documentado en los chimpancés.

El bostezo es una conducta instintiva, incontrolada, lo que se llama pauta instintiva de acción. No es un simple reflejo, ya que una vez iniciado, debe continuar, sino es sumamente molesto, como ocurre con los estornudos. El bostezo consiste en abrir la boca al máximo, al tiempo que se inspira de forma profunda, a lo que le sigue una espiración, bastante ruidosa a veces, y luego se cierra la boca. El bostezo suele llegar a nosotros cuando estamos cansados, aburridos o cuando falta oxígeno en los tejidos del cuerpo.

Por eso la teoría prevalente sobre las causas del bostezo, dice que sería un mecanismo de aviso, de que cambiemos de actividad o descansemos. Un aviso de que estamos bajando la guardia, una prevención ante posibles ataques de un depredador. Lo que también explicaría la otra posición, de que se trata de algo contagioso y social.

Fuente: Livescience

Artículos recomendados

image