Escrito por

El proceso del tatuaje IV

sesion-tattoo3

Dependiendo de la amplitud del tatuaje el proceso quedará dividido en distintas sesiones. En las primeras sesiones le realizarán el contorno del diseño elegido y, posteriormente, pasaran a colorear y sombrear. Las agujas varían de un procedimiento al otro y por lo general, las primeras sesiones del perfilado resultan un poco más molestas que las siguientes. Así pues, en cuanto pase las dos primeras sesiones ya tendrá gran parte del camino recorrido.

Normalmente, la parte en la que se lleva a cabo la introducción del color, en la que se crean las sombras y pliegues, matices y detalles del tatuaje es la más laboriosa y puede implicar desde unas cuantas horas hasta meses, sobre todo, si se trata de grandes tatuajes corporales que cubren amplias zonas. Lo cierto es que este proceso también suele alargarse por el hecho de que las sesiones deben espaciarse en el tiempo, la piel debe descansar y todo debe quedar totalmente curado antes de acudir a la siguiente cita.

Por lo que respecta a la dificultad del proceso de tatuaje, esto es totalmente dependiente de la zona seleccionada y de la composición en sí. Hay zonas más fáciles de trabajar y zonas más difíciles, como por ejemplo el área abdominal donde no hay ningún punto fijo de sujeción. También existen diseños muy sencillos, monocromos, con líneas rectas, como los tatuajes tribales, que resultan más sencillos de plasmar, o composiciones con dibujos amplios, más recargados, con mucha variación de color y de formas que requerirán numerosas sesiones para conseguir un resultado perfecto.