Escrito por

El tatuaje del duende

gnomo

Tatuarse un duende es un auténtico clásico en el mundo del tatuaje. Es difícil definir por qué. Quizás porque la magia nos fascina. Quizás porque la necesitamos para sobrevivir, para evadirnos de una realidad pesada, que nos agobia. Pues bien, en este caso la dueña de este travieso tatuaje siempre podrá recordar que hay magia en todo lo que nos rodea y, ahora, ¡también en su piel!

Estas criaturas míticas, gnomos, hadas y duendes, acompañan actualmente a muchos de los tatuados, de ahí que encontremos una gran variedad de formas, modelos y colores.

En concreto, en este caso, el dibujo presenta un diseño sencillo, donde predominan los tonos rojizos, marrones y negros y el duende se ha dibujado en una posición desenfadada, que permite destacar todavía más el embrujo y encanto de su silueta.

Ahora bien, a pesar del mencionado encanto, a pesar del embrujo e imaginación derrochada por los tatuajes de duendes, éstos deben escogerse con suma precaución, porque con el tiempo podemos pensar que no es totalmente apropiado para ciertos momentos y ocasiones e, incluso, acabar cogiéndole manía a esa pizca de fantasía que siempre nos había aportado. En este sentido, os recomendamos elegir el diseño más original posible – siempre de acuerdo con vuestra personalidad, por supuesto – y un emplazamiento adecuado que no resulte erróneo con el paso de los años.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos