Escrito por

El tatuaje en color marrón

tree-braun

Ya hemos hablado de casi todos los colores que se pueden emplear en el tatuaje. Cada uno de ellos proporciona a su observador unos sentimientos u otros, unas sensaciones u otras, en muchos casos relacionadas con el color en sí mismo y en otros casos vinculadas a la propia personalidad de quien lo observa. Normalmente, quien se decanta por un color en el tatuaje y no por otro, suele tener aspectos de su vida relacionados con esa misma tonalidad, pero lo cierto es que tampoco es fácil generalizar.

Hoy nos centramos en uno de los tonos directamente vinculados a la naturaleza, y que suele ser utilizado tanto en las composiciones florales, como en la grabaciones que tienen que ver con motivos naturales como hojas, árboles o incluso, en ocasiones, paisajes completos. Se trata del marrón, el color de la madera, de la tierra, de las raíces, de los troncos y de todo aquello que de alguna forma afianza nuestro vínculo con la madre tierra. Precisamente, por esto se dice que su contemplación despierta nuestras raíces, lo que hay más profundo en nosotros y que nos vincula a la misma vida. Y esto es lo que sucede precisamente al contemplar un tatuaje en color marrón.

El marrón es un color cómodo, confortable, tranquilo, capaz de transmitir aquellas fuerzas enormes que nos unen a la vida y a la naturaleza. Por otra parte, el marrón también es el color directamente vinculado a la renovación otoñal, las hojas se oscurecen, toman tonalidades marrones, doradas y caen para dejar paso a una nueva vida, a un nuevo esplendor.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos