Escrito por

Por qué se ponen las uñas amarillas y trucos para evitarlo

Hay pocas cosas más antiestética que lucir unas hermosas uñas amarillas, esto es un problema y lo sufren muchas mujeres y hombres. El motivo de porqué se ponen amarillas y cómo poder evitarlo, es lo que vamos hoy a tratar en nuestro espacio de hoy de Tendenzias. Remedios sencillos que todos podemos realizar en casa y que nos liberarán de ese color tan desagradable en nuestras uñas, aportando una estética descuidada y sucia. Comencemos ya con nuestro artículo titulado, Por qué se ponen las uñas amarillas y trucos para evitarlo.

Por qué se ponen las uñas amarillas

Las uñas amarillas pueden responder a distintos factores. Entre estos factores se encuentran los malos hábitos como puede ser el fumar o bien la utilización de esmaltes de uñas de baja calidad. Estos quizás son los casos más habituales por los que las uñas se ponen de ese color amarillento tan feo.

Estos factores influyen, pero puede que el color amarillo no responda a ninguno de los casos anteriores, sino que sea el reflejo de que algo ocurre dentro de nuestro organismo. Unas uñas amarillas pueden indicar un problema de:

Psoriasis

Esta enfermedad suele ser de carácter hereditario y es un trastorno que afecta a una parte de la población, se trata de una enfermedad de la piel. Cuando una persona sufre de soriasis su piel se tornará de un color rojizo, se irritará y saldrán una especie de costras que no son otra cosa que una acumulación de escamas de piel.

En algunos casos, la psoriasis puede llegar a dañar las uñas del paciente, estas comienza a engrosar su tamaño a la vez que presenta irregularidades sobre la superficie. Pero si algo caracteriza a la psoriasis en las uñas es el color amarillento que adquiere, estas pueden ser amarillas, amarilla-marrón o amarillo-rosado.

La Diabetes

Otra enfermedad que a menudo se hace visible a través del color de las uñas. Éstas como en el caso anterior se tornan de un color amarillo, se trata de una reacción química que se produce con motivo de la proteína de glucosa. Controlar los niveles de azúcar, mediante medicación acabará con el problema.

La Edad

Dicen que la juventud es una enfermedad que se cura con los años. Esta máxima está cargada de razón ya que una de las señales más clara del envejecimiento del organismo, es el aspecto que toman tanto las uñas de las manos como las de los pies. Según nos hacemos mayores las uñas de las manos se vuelven mas quebradizas y frágiles, adquiriendo la tonalidad amarilla de la que estamos hablando.

Las uñas de los pies, por el contrario, tenderán a engrosarse y endurecerse, llegando a una tonalidad amarilla tan intensa que consigue que ésta aparezca opaca.

Esmalte de Uñas

Como hemos comentado al principio, el esmalte de las uñas es uno de los principales responsables del color amarillo de las uñas. Utilizar constantemente esmalte de uñas, sin dejar que ésta descanse, respire, provoca ese efecto tan desagradable. Existen esmaltes de uñas que son mas propicios a generar este efecto más que otros, éstos esmaltes son los que corresponden a colores oscuros como los rojos, berenjena, etc., colores que provoca este efecto.

Por lo que os recomendamos que dejéis que vuestras uñas respiren, mantener unas semanas vuestras uñas libres de esmalte para que recuperen sus salud y se vuelva bonitas, llamando la atención por su belleza y no por su color.

Infección por Hongos

Los hongos también pueden ser responsables de el color de las uñas. Cuando los hongos invaden nuestras uñas, una de las primeras señales es que éstas se vuelven amarillas, ya sean las uñas de las manos o de los pies. Este problemas suele sufrirse mas en los pies que en las manos. Caminar mucho tiempo con un calzado que no ventile provocará un exceso de sudoración, este sudor es lo único que los hongos necesitan para colonizar.

Con un tratamiento contra infecciones micóticas, conseguirás acabar con la colonia de hongos y recuperar la salud de tus pies o manos. No obstante para saber si nuestro problema se debe a los hongos, debemos fijarnos en otros síntomas como además del color, la deformidad de las uñas.

Trucos para evitar las uñas amarillas

Una vez que sabemos el origen del color amarillo de nuestras uñas, lo más urgente es poner remedio. Si se trata de una enfermedad, ponte en manos de un facultativo que mediante un tratamiento, solucione el problema de salud. Con el control de la enfermedad o su total desaparición, tus uñas volverán a recobrar su color original. A continuación te presentamos unos trucos que seguro te van a ser de gran utilidad.

Zumo de Limón

Materiales

  • Limones
  • 1 bol

Preparación

El limón gracias a las propiedades de sus ácidos será un estupendo aliado para nuestras uñas. El número de limones variará en función de la cantidad de zumo que podamos extraer.

Un día antes de tomar nuestro baño de limón, deberemos haber quitado cualquier resto de esmalte en las uñas. Dejándolas respirar al menos, 24 horas, después procederemos de la siguiente forma:

  • Exprimimos un número suficiente de limones en un bol, después introduciremos nuestras uñas dentro del bol procurando que éstas se encuentren totalmente sumergidas en el zumo.
  • Esperamos unos 5 minutos para que el ácido haga su efecto sobre nuestra uña y después nos lavamos las manos a conciencia, intentando que no quede ningún resto de limón, o conseguiremos el efecto contrario, provocando machas en las uñas.

Bicarbonato para unas uñas preciosas

El bicarbonato también tiene entre sus propiedades la posibilidad de poder aclarar el color de las uñas. Para que la mezcla surta efecto deberemos seguir los siguientes pasos:

Materiales

  • 2 cucharas de bicarbonato de sodio
  • Algodón
  • Agua
  • 1 bol

Preparación

  • Añadimos las dos cucharadas de bicarbonato sódico en un bol para a continuación verter un poco de agua hasta que se forme una especie de pasta mas o menos homogénea.
  • Impregnamos un algodón en esta masa que hemos creado y lo extendemos sobre toda la uña afectada. Según extendemos la mezcla también haremos un ligero masaje en la uña con movimientos circulares.
  • Con las uñas cubiertas de bicarbonato, las dejamos en reposos durante 3 minutos. Después sólo tenemos que retirar nuestro producto bajo el grifo y con agua fría.
  • Secamos a conciencia las uñas para evitar que queden restos de humedad que puedan ser caldo de cultivo para la aparición de hongos.

Este truco lo podemos volver a realizar transcurrido 10 ó 15 días.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?