Escrito por

Reacciones al tatuaje

estrellas-hombro

En tendenzias.com no queremos desanimar a nadie, pero si se toma la decisión de hacerse un tatuaje lo mínimo es conocer tanto los aspectos positivos, como los negativos que, aunque son pocos, desgraciadamente existen. Los problemas más comunes que pueden aparecer después de someterse a un proceso de tatuaje son los siguientes:
En primer lugar, infecciones. Se trata de las afecciones más habituales y, normalmente, se producen por no haber llevado a cabo el seguimiento de los cuidados del tatuaje tal y como le indico el especialista. Normalmente, se percibe como un especie de molestia o dolor constante que persiste después de la cicatrización de la herida. Si éste fuera su caso y continúa notando una sensación molesta después de la supuesta curación del tatuaje, no dude en acudir al médico. Como se dice popularmente, mejor prevenir que curar.
En segundo lugar, encontramos como problemas más frecuentes las alergias cutáneas, normalmente, a las tintas o colorantes empleados para la confección del diseño. Se percibe en forma de eccema o erupción cutánea y provoca una molesta sensación de picor. Ante estos síntomas también resultará imprescindible su asistencia al médico y, más recomendable sería acudir al especialista en dermatología.
Aunque parecen problemas excesivos derivados de algo vinculado exclusivamente al ámbito estético, lo cierto es que estos son, en realidad, los problemas menores que el tatuaje puede provocar en nuestra salud. Existen otras afecciones y enfermedades mucho más graves, derivadas de las conductas negligentes del propio tatuador y aunque éstas no son demasiado habituales, siempre es mejor controlar todo el proceso para luego no tener que arrepentirnos para toda la vida.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos