Escrito por Tendenzias

Tatuaje de una bruja

bruja

Divertido este tatuaje de la bruja. Una bruja auténtica, de originario cuento de brujas, con su caldero y preparando sus pócimas. Por supuesto, se trata de una bruja bastante agradable y, dentro de toda la gama de tatuajes que existe en este ámbito, podríamos considerar esta representación como una de las más simpáticas.

Sólo hace falta mirar la cara animada y un tanto socarrona de la malvada bruja de cuento para darnos cuenta de que la mujercilla es graciosa. ¿Otro punto jovial? Fijémonos en el fuego, algunas de las llamas hacen muecas de horror, pero otras sonríen abiertamente, sabiendo que ayudan a la bruja.

Por otra parte, llama la atención el gran caldero dibujado. Un caldero que se encuentra en el imaginario común y cuya imagen seguramente se ha fraguado en la mente de más de uno a lo largo de su vida, al menos durante la infancia. Y seguramente también sin pensar que ese caldero, el caldero de la bruja, es símbolo del principio femenino e imagen de la transformación.

A partir de la cocción de determinados ingredientes en la gran marmita surgirán nuevos elementos capaces de cambiar el mundo y, por tanto, transformarlo. Así pues resulta curioso y muy interesante que la persona tatuada haya elegido este preciso instante en el que la bruja cuece su brebaje empleando para ello su caldero.

También la elección de colores vivos e intensos para cubrir toda la composición acentúa el carácter infantil y mágico de la escena.