Escrito por

Una piedra para cada dedo

Las manos son las herramientas con las que podemos trabajar, y expresarnos. La mano izquierda actúa normalmente como un sensor, que escucha y recibe las acciones de la mano derecha, que es la mano de las decisiones, la que dirige y señala los caminos a seguir.

Así como las manos tienen su fin último, los dedos de ellas tienen un propósito terapéutico bien definido. Cuando se está practicando una terapia con cristales o piedras, es importante saber donde se usara cada anillo y en qué lugar irá cada piedra.

Según la opinión de los expertos, para inducir ciertas expresiones y emociones y suprimir otras, se deben seguir las siguientes indicaciones: usar piedras en los dedos índices estimula la comunicación, la capacidad de tomar decisiones y influirá sobre los sueños.

El dedo mayor es el que está a cargo de la intuición, por lo tanto, este dedo puede llevar una piedra solo cuando se quiera estimular esas capacidades. El dedo anular es el encargado de la creatividad, por eso allí se lleva el anillo de matrimonio.

Por último, los dedos meñiques, son los dedos de los cambios y las oportunidades, por lo tanto, colocar un anillo con una piedra en el meñique contribuirá a enfrentar de mejor manera los cambios, y si es en la mano derecha, será más fácil proyectarse hacia el futuro.

Entre las piedras que conviene utilizar en cada dedo, tenemos para el dedo índice, el lapislázuli y la turquesa; para el dedo mayor, la amatista, los zafiros y rubís; en el dedo anular conviene llevar rubí, diamantes, esmeralda y turquesa; para el dedo meñique, lo mejor son las perlas y las turquesas.

Foto: Flickr

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos