Escrito por

El Gobierno rechaza el proyecto del mayor teleférico del mundo en Granada

El Ministerio de Medio Ambiente rechaza el proyecto para construir el mayor teleférico del mundo, de 19 kilómetros, que uniría Granada con la estación de esquí de Sierra Nevada.
El informe emitido por la dirección de Parques Nacionales es tajante: “La actuación proyectada resulta incompatible con el logro de los objetivos del Parque Nacional. Se trata de una propuesta de interés privado, no responde a una demanda social, y no contribuye a aminorar las tensiones ambientales de la zona”. La Junta debe ahora emitir su informe de impacto ambiental para decidir si bloquea definitivamente el polémico proyecto.

El contundente informe, al que ha tenido acceso EL PAÍS, zanja la polémica surgida desde que hace un año nació el ambicioso proyecto y los colectivos ecologistas alertaron de que el privilegiado ecosistema de la zona corría peligro. “La propuesta resulta a todas luces tan irregular en su formulación que resulta sorprendente que haya conseguido alcanzar el nivel de tramitación en donde actualmente se encuentra”, censura el presidente del organismo autónomo Parques Naturales, Antonio Serrano. El largo trazado previsto por una decena de empresas promotoras contempla instalar cuatro estaciones intermedias y 22 columnas que atraviesan el Parque Natural y bordean el Parque Nacional de Sierra Nevada.

La Consejería de Medio Ambiente había solicitado informes previos al Ministerio de Medio Ambiente, a la Unión Europea y a la Unesco por su condición de reserva de la biosfera, antes de pronunciarse sobre el proyecto. El primero de ellos se opone a la actuación prevista sin ambigüedades. “Existen suficientes incertidumbres y riesgos económicos a medio plazo como para poner en duda la coherencia de emprender una acción de estas características, con los riesgos ambientales y la desvertebración territorial que entraña”. El documento aclara que la actuación proyectada “no encuentra acomodo” en el contexto de la legislación del Estado en materia de Parques Nacionales.

La Red de Parques Nacionales ya ha dado sucesivas negativas a proyectos anteriores que alteraban distintos entornos protegidos del país. Entre ellos, un proyecto de urbanización externo al Parque Nacional de Doñana, un teleférico previsto en el Parque Nacional de los Picos de Europa, un conjunto de parques eólicos en el Parque Nacional de Cabañeros y la ampliación de un cámping en el Parque Nacional de Ordesa.

El Ministerio advierte de que un Parque Natural “trasciende los límites del espacio, proyectándolo sobre su espacio inmediato”, tal y como recoge el Plan Director de la Red de Parques Nacionales, en referencia a la cercanía del trazado previsto por el teleférico. Además, el informe avisa de la dificultad legal que conllevaría su aprobación por parte de la Junta. “El escenario legal es claramente el menos adecuado y que sin duda más dificultades va a interponer a su ejecución”. El informe denuncia la estrategia promocional de los inversores, que resalta la cercanía al entorno protegido: “La búsqueda de la proximidad formal, casi tangencial, como argumento para configurar el trazado que se propone, y encontrar en esta proximidad el engarce emocional, el reclamo publicitario donde consolidar la inversión. El argumento de que no está dentro del Parque Nacional no es argumento válido”.

El dictamen, fechado el 20 de septiembre, ensalza la belleza del paisaje que alteraría el proyecto, la representatividad de su ecosistema, la singularidad de su flora, fauna y geología, así como sus formaciones geomórficas.

El proyecto despertó desde su inicio la oposición de todos los grupos ecologistas de la zona que crearon la plataforma SosTeleférico y las reservas de la Junta, que se ha mostrado cauta y ambigua a la espera de los informes técnicos ante un proyecto de gran envergadura.

El promotor de la idea y presidente del grupo constructor Ucop, Juan Antonio López, alega que el teleférico aliviaría de tráfico la carretera que sube hasta la estación. El portavoz de Sos Teleférico, Rafael Navarro, responde: “El impacto ecológico ya está certificado por los técnicos. ¿Y quién va a coger un teleférico a 27 euros el tique? Además, la nieve va a menos debido al calentamiento del clima”, apostilla. Un estudio realizado por la Fundación Gypaetus, que aboga por la conservación de las especies amenazadas, constata que los cables aéreos del teleférico “supondrían una amenaza mortal por impacto” para el quebrantahuesos.

Medio Ambiente ya detectó hace dos semanas deficiencias en el estudio de impacto ambiental en marcha, y concedió a los promotores un plazo de 30 días para subsanarlas. Los técnicos determinaron que no podían asegurar que el ecosistema no se vería afectado y exigían a la empresa Teleférico Sierra Nevada S. L. que demostrara razones de interés público para justificar el proyecto. Sin esperar ulteriores modificaciones, Parques Nacionales puede haber dado un primer y definitivo portazo al proyecto.

Vía: El País / Portal del Medio Ambiente