Escrito por

Estados Unidos prohibe la experimentación de chimpancés para uso médico u otros

Los Estados Unidos han prohibido definitivamente en todo el territorio nacional, la experimentación con chimpancés para uso médico o de cualquier otra índole en laboratorios públicos o privados. Sin duda, es una victoria importante para la lucha por los derechos de los Grandes Simios. Se pone de esta forma delante de España, en su protección a pesar de existir en nuestro país, una Proposición No de Ley que intencionadamente no ha sido debatida por la Comisión de Medio Ambiente del Congreso.

En el año 2000, antes de dejar el cargo de Presidente, Bill Clinton, firmó una Ley denominada “CHIMP ACT”, que liberaba a todos los chimpancés que estaban siendo usados para experimentos médica en Estados Unidos, solicitando su envió a santuarios privados o oficiales.
Pero aquella excelente noticia se vio truncada en parte a última hora, por las presiones de los investigadores médicos y del lobby farmacéutico, agregándose que en caso de emergencia, aquellos chimpancés que estuvieran en instalaciones que recibieran fondos ofíciales federales, podrían ser reenviados a los centros de tortura médica.

Desde ese momento, el GAP (Great Ape Projet Internacional) junto con otras Asociaciones como Proyecto R&R, Fundación Arcus, NAVS, HSUS, defensoras todas de los grandes simios y que gracias a ellas se pudo presentar y aprobar el CHIMP ACT, se pusieron de nuevo en campaña para suprimir el apartado que daba vía libre para volver a los centros de experimentación médica.
Después de siete años de lucha incansable, el pasado 26 de diciembre, el Presidente Bush ha firmado la nueva CHIMP ACT que no permite más el envío de chimpancés a centros de experimentación médica, tanto públicos como privados.

Es una victoria emblemática, ya que Estados Unidos era de los pocos países en el mundo, donde aún utilizaban chimpancés en laboratorios norteamericanos y que con esta Ley, queda prohibida de forma permanente su tortura. Aún existen cientos de chimpancés en estos centros donde han sido sometidos a barbaridades en espera de ser llevados a santuarios de descanso.
El GAP de Estados Unidos tiene censados a numerosos de ellos con indicación de las empresas y lugares de ubicación. Ahora la tarea principal tras esta Ley recientemente firmada, es la de sacar a todos los chimpancés de los laboratorios y llevarlos a los centros de recuperación. Es imprescindible hacerles olvidar los horrores a los que han sido sometidos, según han afirmado los defensores de este gran logro, considerando esta conquista como un paso esencial en el reconocimiento de los derechos básicos de los homínidos no humanos en nuestras sociedades.

Dos congresistas norteamericanos son los que han trabajado a nivel político intensamente para hacer del CHIMP ACT una ley total. Fueron McCrey y el Senador Burr, que contaron con el apoyo de millares de ambientalistas y las más representativas organizaciones en defensa de los primates.

Para Pedro Pozas Terrados, Director Ejecutivo del Proyecto Gran Simio: “Estados Unidos ha dado un paso muy importante por la lucha de los derechos de nuestros compañeros evolutivos y gracias al GAP junto con otras Asociaciones que han colaborado estrechamente durante estos siete años, ha sido una gran victoria y máxime si hablamos del país que más chimpancés tienen en centros de experimentación médica o laboratorios farmacéuticos. Esta Ley debe ser modelo para ser implantada en la Unión Europea y en todo aquellos países donde no existe ningún tipo de protección”.

En España, la Proposición No de Ley presentada en el Congreso en septiembre del 2005 y preparada para ser debatida por la Comisión de Medio Ambiente, en la que se pedía una protección especial para los grandes simios, ha sido completamente ignorada debido a la polémica originada el pasado 25 de abril del 2006, cuando fue presentado el Proyecto Gran Simio en dependencias del Congreso y que claramente fue una manipulación informativa.

Según Pedro Pozas “Entendemos que en un principio hubiera una desinformación por parte de los medios y los políticos sobre nuestra organización, pero pasados los primeros días, todos los medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales, se unieron a numerosos científicos y catedráticos de más de setenta universidades del mundo, para dar su apoyo a nuestro Proyecto, por lo que en el 2007, se podría haber debatido sin ningún problema por la Comisión de Medio Ambiente y no haberlo dejado enterrado con la intención clara de no debatirlo como así ha ocurrido”.
Pozas añadió que: “Estados Unidos ha dado una lección al mundo en la protección de los homínidos no humanos y esperamos que España se una en la próxima legislatura con una Ley específica para los grandes simios, donde sus derechos fundamentales sean protegidos. No se puede permitir que existan chimpancés en jaulas reducidas o de cristal, como en muchos zoológicos de España o que Circos como el de Quirós, tengan chimpancés que han sido intervenidos por el SEPRONA y al no existir ningún lugar de ubicación, quede bajo custodia del infractor para que pueda continuar explotándolos o teniéndolos cautivos en diminutas jaulas de transporte”.

Para más información, pueden ponerse en contacto con:
Pedro Pozas Terrados
Secretario General
Proyecto Gran Simio / España
www.proyectogransimio.org
nautilusmar@yahoo.es
Teléfono: 678 708 832

Vía: FAADA / Proyecto Gran Simio