Escrito por

NAVIDAD VEGETARIANA

Un reportaje de: Fundación Eroski

Ni carne ni pescado. Pero sí muchos vegetales, frutas, cereales y legumbres. Los menús vegetarianos también se visten de etiqueta en navidad y presentan combinaciones sorprendentes que llenan los platos con una explosión de colores. Descubre en este reportaje algunas recetas sanas, deliciosas e imaginativas.

Estas navidades no probarán el besugo, ni el cordero, ni siquiera una cola de langostino. Según datos de la Asociación Vegana, dos millones de personas siguen dietas vegetarianas en España. Una cifra que crece cada año, pareja al auge por mantener una alimentación sana, natural y equilibrada que contribuya a mejorar nuestra calidad de vida.

La atracción por esta alimentación alternativa no sólo radica en las indiscutibles virtudes nutritivas de sus ingredientes ­verduras, frutas, cereales, pastas, legumbres y frutos secos, principalmente­. En los últimos años, la cocina vegetariana ha experimentado una auténtica revolución, desprendiéndose de los adjetivos aburrida e insípida para enriquecerse con nuevas ideas y productos llegados, sobre todo, de Asia y Sudamérica de la mano de los inmigrantes.

Alimentos procedentes de otras culturas gastronómicas, como el tofu, la soja, el seitán, las algas, el rambután, el litchi y el kumquat, ofrecen múltiples posibilidades culinarias y tienen cada vez más presencia en los menús vegetarianos. El resultado, recetas que rebosan imaginación, colorido, texturas y sabores que te sorprenderán.

Un estilo de vida
Quienes lo practican aseguran que ser vegetariano es mucho más que una opción alimenticia. Es un estilo de vida. No hay un único motivo por el que una persona decide abandonar el consumo de animales. “La gente se hace vegetariana para cuidar su salud, mantener la línea, por convicciones éticas, ecológicas, religiosas o, simplemente, porque le gusta más comer vegetales”, señala Ana Moreno, responsable de Mundovegetariano.com, el primer portal de Internet vegetariano en español. En su caso, “mi tendencia natural desde pequeña fue rechazar la carne, nunca me ha agradado”.

Naturópata, nutricionista, profesora de cocina y autora de una decena de libros, Moreno reconoce que, hoy en día, “es más sencillo encontrar diferentes opciones vegetarianas en restaurantes, supermercados y tiendas de alimentación. Cada vez somos más y nos sentimos más comprendidos por la sociedad, que hasta hace poco nos tachaba de bichos raros”.

Hay diversas corrientes vegetarianas. La que cuenta con más adeptos es la ovo-lacto-vegetariana, que permite el consumo de miel, huevos, leche y derivados lácteos. Frente a quienes dudan de los beneficios de esta dieta, Ana Moreno defiende que “siempre y cuando sea lo suficientemente variada y abundante, contiene todos los nutrientes que el ser humano necesita para estar correctamente alimentado”.

Sabores desconocidos
Si te has sentado alguna vez a la mesa de un restaurante vegetariano, ya conocerás las sorprendentes utilidades culinarias de determinados alimentos que no suelen formar parte de la cocina tradicional. Estos son algunos de los típicos ingredientes de muchas dietas vegetarianas:

* Algas: son ‘las verduras del mar’. Normalmente se adquieren secas y en casa deben conservarse alejadas de la luz. Algunas variedades requieren de una cocción previa a ser consumidas.
* Soja: los chinos la llaman ‘la carne sin hueso’. Alimento básico en la gastronomía asiática, es una excelente fuente de proteínas, superior a las que nos aporta el huevo, la carne o el pescado.
* Tofu: queso fresco de soja. Tiene múltiples posibilidades culinarias, aunque para aprovechar todas sus propiedades nutritivas es recomendable combinarlo con cereales.
* Seitán: procede del trigo, concretamente del gluten. Una vez amasado puede ser cocinado de múltiples maneras: a la plancha, frito, empanado, en estofados, como relleno de croquetas, para elaborar albóndigas…
* Germinados: cualquier semilla que crece de forma natural. Suelen consumirse crudos en ensaladas, aliñados o en compañía de frutas y salsas naturales.
* Macrobióticos: practican los estrictos principios dietéticos del budismo zen. Su alimentación debe estar en armonía con la naturaleza y evitan todo alimento adulterado por el hombre.

Consejos para principiantes
De cara a estas fiestas, Ana Moreno ofrece un consejo para quienes se enfrenten a sus primeras ‘navidades verdes’: “Si no quieren salir corriendo cuando se encuentren una fuente de asado en la mesa es mejor que se planifiquen, que hablen con su familia y eviten esperar hasta el último momento”.

En sus primeras navidades como vegetariana, Ana cenó “huevos fritos con patatas. Poco a poco fui aprendiendo, hasta que un año llegué a pedir como regalo de Reyes el poder cocinar una cena vegetariana para toda mi familia. Fue estupendo”.

Esta Navidad es ella quien regala a nuestros lectores un menú festivo exclusivamente vegetariano que hará las delicias no sólo de los adictos a la causa, sino también de los amantes de la buena mesa. Recetas naturales que, además de alegrar el paladar, te ayudarán a guardar la línea y a recibir el Año Nuevo sin un kilo de más.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos