Escrito por

Otro año más de sequía

Las lluvias otoñales alcanzan sólo el 40% de los valores normales.

Diciembre ha sido el mes más de seco en 20 años.

Los pantanos están al 41,5% de su capacidad.

El año nuevo ha comenzado con lluvias, y ésta es una buena noticia para los embalses, que presentan un déficit de 8.698 hectómetros cúbicos (hm3) respecto a la media de los cinco últimos años, y de cerca de 9.000 hm3 frente a la media del decenio. Pero las lluvias no paliarán esta escasez, que se debe a que la Primavera Verano tuvo un carácter seco: las precipitaciones acumuladas en el conjunto del territorio nacional han quedado un 40% por debajo del valor normal para esta estación, según los datos del Instituto Nacional de Meteorología (INM).

La falta de lluvias ha sido más notoria en Galicia, que sólo ha registrado una cuarta parte de las precipitaciones otoñales. En octubre, Santiago de Compostela registró su mínimo de lluvias del mes en los últimos 65 años, con dos litros por metro cuadrado. En general en el noroeste peninsular, Aragón, Cataluña, Castilla-La Mancha y Extremadura, han acumulado la mitad de agua de las cifras normales. Y solamente la Comunidad Valenciana, Murcia, Baleares, la provincia de Almería, parte de Canarias y pequeñas áreas de Castilla y León han alcanzado las lluvias otoñales normales.

Llueve en el sur, no en el norte

Frente a la sequía gallega, Valencia recogió 330 litros/m2 en octubre, y Melilla batió su récord de lluvias en el mes, con 136 l/m2. Y en noviembre, las provincias de Sevilla y Jaén establecieron efemérides en su precipitación máxima diaria.

Por el contrario, los récords de falta de lluvias se batieron en noviembre en Zaragoza y Teruel, con precipitaciones nulas. Noviembre ha sido el menos lluvioso de los últimos 18 años, con 33,5 l/m2, frente a los 89,9 del 2006. La media desde 1930 es de 71,4 l/m2 para noviembre. Y las lluvias se concentraron en sólo una semana en todo el mes.

En esta línea, diciembre del año pasado, junto con los de 2001 y 1991, fue el más seco de los últimos dos decenios. El mes pasado sólo cayeron 27,5 litros por metro cuadrado, cuando en 2006 se registraron 45,2 y en 1996 se alcanzaron 143,8. La media de los últimos 70 años para diciembre es de 72,8 l/m2.

Embalses con niveles bajos

La escasez de precipitaciones tiene su repercusión en los embalses, que alcanzaron su nivel máximo el 3 de junio del año pasado, con 35.395 hectómetros cúbicos (hm3). Desde entonces, sus reservas no han parado de disminuir.

En la actualidad hay 22.466 hm3 de agua acumulada en los pantanos, es decir, están al 41,5% de su capacidad. En años anteriores, los niveles de los embalses han comenzado a aumentar a mediados de diciembre, pero en esta ocasión a primeros de año siguen bajando. Hay la misma cantidad de agua almacenada que en agosto de 2004 y 2005, unas cifras más propias del verano que del invierno.

A día de hoy, sólo las cuencas del País Vasco están por encima de la mitad de su capacidad. Las media del decenio para las cuencas de la vertiente atlántica es de un 61,9% de su capacidad, pero esta semana sólo llegan al 44,7%. Las cuencas peninsulares de la vertiente mediterránea, mientras, están al 32,1%, frente a una media de los últimos 10 años del 51,2%.

La situación de escasez más alarmante se vive las cuencas del Levante, Tajo, Galicia, sur peninsular y cuencas internas de Catalunya. En esta comunidad, con cuencas al 24,7% de su capacidad, la Generalitat baraja la posibilidad de abastecer Barcelona con agua potable transportada en barcos si en las próximas semanas las lluvias no llegan.

loadInifniteAdd(44636);

Además del agua potable almacenada en los pantanos, la capacidad de producción hidroeléctrica también se reduce debido a la sequía. La energía disponible esta semana supone el 58% de la del año pasado en esta época y el 63% de la media del decenio para esta fecha.

Octubre cálido

El tiempo también se ha vuelto algo loco en 2007 en cuanto a las temperaturas. Octubre fue cálido, y noviembre, frío. La primera mitad de la Primavera Verano fue tuvo valores por encima de lo normal en octubre, excepto en el norte y el este peninsular, algo más frescos que las medias. En la segunda mitad del invierno, la tendencia cambió y noviembre fue, en conjunto, más frío de lo normal, sobre todo en las regiones cantábricas y mediterráneas.

El temporal de frío, lluvia y nieve que esta semana afecta a la Península puede aliviar esta sequía, aunque los expertos advierten de que serán precisas varias borrascas para respirar tranquilos.

Vía: Publico.es