Escrito por

“Planeta Frito” ¿Cómo pasar de la preocupación a la acción en defensa del planeta?

Con el asesoramiento y colaboración de Greenpeace, el autor Sergio Bulat nos ofrece soluciones fáciles y reales para frenar el cambio climático y simplificar la vida. El libro explica cómo pequeñas acciones individuales pueden provocar cambios globales.

Todos queremos un planeta más limpio donde podamos vivir mejor, pero a veces no hacemos nada porque nos dejamos llevar por algunas de estas clásicas excusas:

“Si los gobiernos y las grandes empresas no hacen nada, ¿qué puedo hacer yo?” “La culpa es de los mericanos, chinos o indios, nuestra aportación al cambio climático es mínima” “Ya es demasiado tarde para hacer algo” “Hay cosas más importantes de las que ocuparse que del medio ambiente”

Estas y otras excusas dejarán de tener sentido tras la lectura del libro que se presenta hoy, “Planeta Frito”.

“Planeta Frito”, del autor Sergio Bulat, editado por Urano con el asesoramiento y colaboración de Greenpeace, es una guía sencilla con respuestas y consejos concretos para actuar de una forma ecológica más consciente y provocar pequeños cambios que simplifiquen la vida de los lectores.

El libro ofrece consejos prácticos empezando con la compra diaria, hábitos domésticos, en la oficina, en las actividades recreativas, en nuestros desechos, en el transporte, en los embalajes, hasta la reeducación que todos tenemos que asumir para que esta situación cambie.

Sergio Bulat afirma que “todos tenemos nuestra cuota de responsabilidad y podemos incorporar a nuestra vida cotidiana muchos hábitos sencillos para contribuir a frenar el cambio climático. La clave es no despilfarrar para poder seguir disfrutando”.

Cómo pasar a la acción
El libro propone consejos prácticos, al alcance de todos y sin necesidad de renunciar a las comodidades que ofrece la sociedad en que vivimos. Algunos ejemplos son:

>> Usar nuestras propias bolsas de tela a la hora de comprar.

>> Disminuir el consumo de productos de limpieza del hogar. La obsesión que se ha creado con los gérmenes y microbios ha llevado a que se adquieran todo tipo de productos químicos que combinados causan efectos desconocidos.

>> En cajeros automáticos, parkings… si no se necesita comprobante, mejor no pedir recibo ya que se pueden ahorrar cantidades significativas de papel y tinta.

>> No dejar los aparatos en stand by.

>> Cocinar en microondas en lugar de en el horno eléctrico convencional. Gastarás hasta 4 veces menos energía.

>> Lavar en frío y olvidarse del prelavado.

>> Teletrabajo: muchas tareas podríamos realizarlas directamente desde casa y con un coste mucho más bajo, además del ahorro de energía y tiempo.

>> Casual Summer: Extender la política de algunas empresas de vestirse informal en viernes (casual Friday) y hacerlo durante todo el verano. Podríamos poner la temperatura del aire acondicionado más alto ahorrando emisiones de CO2.

¿Cómo afectará el cambio climático a Europa?
Casi todas las regiones europeas se verán negativamente afectadas por el cambio climático. Se prevé un aumento de las inundaciones repentinas por tormentas, una mayor frecuencia del anegamiento de las zonas costeras y un incremento de la erosión.

Además, La mayoría de los organismos y ecosistemas tendrán dificultades para adaptarse al cambio climático. Las áreas montañosas tendrán menos hielo y nieve, lo que afectará al turismo invernal, y perderán una gran cantidad de especies (en algunas áreas la pérdida podría ser hasta el 60% para el 2080). En la década de 1990 el agua del Golfo de Vizcaya se había calentado medio grado entre la superficie y los 40 metros de profundidad, lo que ha permitido la llegada de peces de origen tropical a las aguas vizcaínas.

¿Cómo afectará el cambio climático a la salud?
El cambio climático también tendrá consecuencias fatales para la salud. Algunas de ellas son: un aumento de muertes, enfermedades y heridos debido a olas de calor, inundaciones, tormentas, incendios y sequías. Un incremento de los niveles de desnutrición y problemas derivados. Un aumento de afecciones como la diarrea y de problemas cardiorrespiratorios debido a la mayor concentración de ozono a nivel de superficie. Y finalmente una alteración de la distribución espacial de algunas enfermedades infecciosas reflejada por ejemplo en el incremento de la malaria.

Qué podemos conseguir…
Acciones sencillas como cambiar una bombilla ayudan a combatir el cambio climático.

Por ejemplo, la eficiencia de las bombillas de bajo consumo, podría suponer en la Unión Europea un ahorro de al menos 20 millones de toneladas de CO2 al año, lo que equivale a cerrar 25 centrales térmicas de carbón tamaño medio.
Además, un vuelo de ida y vuelta a un destino de vacaciones a 2.500 km. de distancia provoca por pasajero el mismo CO2 que esta persona podría consumir en todo un año.

Más sobre “Planeta Frito”
La imagen de la portada del libro ha sido realizada por Alejandro Colucci, sobre una idea original de Kukuxumuxu.

El libro se podrá encontrar en todas las librerías de España así como en Argentina, Chile, Colombia, Estados Unidos, México, Uruguay y Venezuela.

Vía: Greenpeace

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos