Escrito por

Agua y plantas

1

Todos sabemos que el agua es esencial para el crecimiento de las plantas, ya que ella transporta los nutrientes esenciales, incluyendo bacterias, minerales y otros materiales orgánicos que van a través de la planta.

Cuando hay exceso o muy poco agua, la planta se puede dañar, aunque en el caso de las plantas acuáticas, los aerosoles aplicados al agua o a la propia planta alimentan las raíces y las ayudan a que absorban mejor los nutrientes.

2

El agua es absorbida primeramente por las raíces, que viaja a través de la planta, los tallos, y las hojas. Algo que hay que tener en cuenta, es que los diferentes tipos de plantas necesitan diferentes cantidades de agua, y si no pueden controlar esto, lo mejor es que controlen el drenaje de sus plantas, verificando que sea fluido para que se vayan los excesos de agua.

Hay que evitar que la tierra se ponga dura y compacta, así como evitar las macetas sin drenaje. Lo ideal es que la tierra de las plantas se mantenga semi húmeda la mayor parte del tiempo.

3

Si la planta pasa sed de agua, las hojas caerán y las plantas estarán desnutridas, en cambio si la planta permanece inundada, las raíces se pudrirán por falta de oxigeno, por eso les decía, que las plantas hay que regarlas cuando la tierra este seca al tacto y tratar de mantenerla apenas húmeda durante el día, no inundada.

El agua del grifo por lo general contiene mucho cloro o flúor, y el agua embotellada contiene productos químicos nocivos. El agua de lluvia es la mejor y más natural de las aguas que pueden recibir las plantas.

Fotos: (Fernando C.) flickr

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos