Escrito por Tendenzias

Cómo cuidar un Ficus Benjamina

Los amantes de las plantas, suelen rodearse de verde, siempre que puedan. El problema comienza cuando es un amante de las plantas, pero no tiene mucho tiempo o anda despistado. Por eso, muchas personas, optan por un Ficus Benjamina, una planta de interior, que se amoldará a su estilo de vida.

como-cuidar-un-ficus-benjamina-planta-de-interior

En Tendenzias, os enseñamos a cómo cuidar de un Ficus Benjamina, para que puedas disfrutar de tus plantas, de cómo crecen, de cómo viven y sin sentirte culpable por no tener siempre tiempo para ellas.

Qué es un Ficus Benjamina

Es una planta de interior, que es bastante popular entre las casas, ya que es muy sencilla de mantener y de cuidar.

Se caracteriza porque es una planta que crece muy rápidamente y puede llegar a alcanzar los 30 metros de altura y en condiciones naturales (en el exterior). Sus hojas son gruesas y su ápice o punta, muy alargada. En su interior, tiene látex líquido y que no es muy compatible con los gatos, que suelen mordisquear las hojas y acaban intoxicándose y sufriendo irritaciones. Es más, tienen un brillo y un grosor, en donde muchas personas la confunden y creen que es de plástico.

como-cuidar-un-ficus-benjamina-hojas

Es una planta arbórea estranguladora, que en su estado natural y cuando es joven, comienza a trepar sobre un árbol, deja sus raíces unidas al suelo y comienza a engrosarlas, hasta ahogar al árbol y hacerlo suyo. De esta manera, puede mantenerse erguido.

como-cuidar-un-ficus-benjamina-frutos

No suele dar frutos en el interior, pero si los sacara, son una especie de higo que le encanta a algunas aves.

Cómo cuidar un Ficus Benjamina

Sus cuidados son sencillos de cumplir, así que no te agobies, porque sólo tienes que estar pendiente de pocas cosas.

Necesita un lugar luminoso, pero que no le dé la luz del sol directamente. Puede quemar sus hojas, porque son muy sensibles. Puede llegar a exponerse al sol, pero tiene que ir acostumbrándose poco a poco y adaptarse a la luz directa.

Hay que mantenerlo en un lugar cálido que no suela calentarse mucho, que no supere los 24 grados y que no bajen de los 13. Siempre que no haya heladas, el Ficus Benjamina, puede vivir en el exterior, si fuese necesario, pero hay que trasladarlo para evitar los fríos o el exceso de calor. Para mantener la planta húmeda, con rociar con un poco de agua directamente, es suficiente, excepto si la temperatura del lugar en donde esté por debajo de los 15 grados, entonces, omitiremos este paso, porque podrían aparecer hongos.

como-cuidar-un-ficus-benjamina-fertilizar

El abonado es importante. Se debe realizar cada 15 días y si los hay especiales para hojas verdes, mucho mejor. Una vez al mes, regarlo con un sustrato de hierro. De esta manera, se evita el amarilleo de las hojas.

Durante su crecimiento, el regado debe ser continuado, porque suelta mucha más humedad y si no está hidratado, se puede secar. Las hojas amarillean y comienzan a caerse, aunque sean nuevas. Puede que se recupere pronto, pero mientras, quedarán como pequeñas calvas en la planta.

como-cuidar-un-ficus-benjamina-hojas-amarillentas

Como véis el Ficus Benjamina, no es complicado de cuidar, sino que es más bien sencillo. Controlar la temperatura de la sala y regados para crezca fuerte y brillante.

Tendenzias.com

Newsletter