Escrito por

Cómo funcionan los fertilizantes

1

Hay un dicho que dice “eres lo que comes”, válido tanto para los humanos, como para las plantas. Para las plantas, crecer sería una misión imposible si no contaran con los nutrientes necesarios. Esos nutrientes los encuentran en el suelo, y el suelo los obtiene a través de los fertilizantes.

2

Los fertilizantes solubles en agua están diseñados para ser mezclados con agua y ser aplicados a las plantas, directamente con un una manguera o pulverizador. Este tipo de abono es ideal para la alimentación foliar, aunque puede aplicarse directamente sobre las raíces.

3

Al aplicar fertilizante mezclado a las hojas, las plantas pueden utilizar los nutrientes de inmediato, ya que estos nutrientes son absorbidos por las hojas y van directamente al crecimiento de las plantas.

4

El fertilizante granular se aplica directamente al suelo, y debe ser mezclado en el suelo para evitar que se quemen las raíces de las plantas que están en crecimiento. Este tipo de fertilizante, puede ser aplicado durante el periodo vegetativo o antes de la siembra. El contacto con las hojas causará daño a las plantas.

Cualquiera de estos abonos, se compone de tres elementos principales: nitrógeno, fósforo y potasio. Para seleccionar la fórmula adecuada, tienen que comprender el efecto de cada elemento sobre el crecimiento de sus plantas.

5

El nitrógeno trabaja promoviendo las hojas verdes y exuberantes. La falta de nitrógeno lleva a las plantas a tener un color amarillento y hojas de aspecto viejo.

El fósforo promueve la proliferación de células sanas y vigorosas. Apliquen un fertilizante de alto contenido de fosforo justo antes de la floración. La falta de fósforo se ve como manchas color púrpura a lo largo de las venas de las plantas.

El potasio es vital para tener raíces sanas, por lo que sin potasio, el crecimiento es lento y débil.

Fotos: (floresyplantas) flickr

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos