Crisantemos, todo sobre ellos

La forma de reproducción del crisantemo es por mata o esquejes. Cuando comienza a despuntar la primavera es el momento de separar las matas y sembrar las plantas individualmente, regando con moderación. Generalmente suelen enraizar sin problemas.

cris00.jpg

Según la forma de las inflorescencias los crisantemos se clasifican en:

  • Sencillas: tipo margarita. Compuestas de una o dos hileras de flores radiales y con flores hermafroditas centrales.
  • Anémonas: similares a las sencillas, pero con flores concéntricas tubulares y alargadas. El color de sus flores radiales y concéntricas puede ser el mismo o no.
  • Recurvadas: en forma globular, con sus flores radiales recurvadas hacia dentro.
  • Reflejas: en forma redondeada con las flores radiales doblándose hacia afuera y hacia abajo.
  • Araña, pluma, cuchara, hirsuta, etc.: las flores radiales se encurvan y son tubulares, excepto en el caso de la cuchara.
  • Pompones: en forma globular, formados por flores radiales cortas y uniformes. No presenta flores concéntricas.
  • Decorativas: similares a los pompones, están compuestas principalmente de flores radiales, aunque las hileras exteriores son más largas que las centrales, dándole a la inflorescencia una forma plana e irregular.

    cris01.jpg

El crisantemo es gran consumidor de agua y de nutrientes; es recomendable tener constancia con un tipo de riego que mantenga en condiciones el sustrato de la planta.

Con las atenciones adecuadas, que no son mucha, ni difíciles, se puede lograr que la planta permanezca florida por lo menos diez semanas seguidas. Si el ambiente en el que se encuentra, le proporciona una temperatura adecuada, ésta puede prolongarse florida, aún por más tiempo.

ima flickr – flickr
vía infoagro

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos