Escrito por

Dos clases de alfombras

Muchos elegimos alfombras para las distintas habitaciones de nuestra casa. Brindan mucha calidéz y aportan color.
Hoy la propuesta es sobre alfombras de origen Belga y las Latinoamericanas.

Las alfombras Belgas normalmente son más baratas que las provenientes de oriente, por su confección a máquina y no en forma artesanal. Por el mismo motivo que lucen perfectas, sin errores o desprolijidades en la confección de figuras o colores.

belga.jpg

Los precios varían según la cantidad de puntadas. En el mercado, los productores las califican con estrellas que van de una a seis. Cuanto más cantidad de puntadas, más estrellas y por ende, mayor es el precio. Por lo que la variedad de diseños, formas y colores se vuelve cada vez más amplia. Imaginen que al ser industriales, nada parece tan complicado.

Las más comunes o que mayor salida tienen, son las que tienen diseño de flores, figuras geométricas, copias de estilos caucásicos, franceses o más modernos.

Las alfombras Latinoamericanas son producidas por los pueblos ndígenas de América Latina se producen alfombras de alta calidad y colores diversos, por lo general hechas en telar.
Las alfombras precolombinas (verdaderas) se encuentran solo en los museos, las más antiguas que se pueden conseguir, datan de unos 60 años de fabricació, aproximadamente.

latinoamericanas.jpg

Luego podemos encontrar las alfombras provenientes del norte argentino, específicamente de Bolivia y Perú. Y son las que más se venden. Sus productores son decendientes de Incas (animarás y quechuas). La diferencia entre la alfombra de Bolivia que presenta rayas de colores vivos, y la alfombra típica de la Puna, es que ésta última, está realizada en lana de llama.

Las verdaderas alfombras de tribus indígenas están hechas a mano, son rústicas y por lo general de trama gruesa. Para pintarlas utilizan extractos vegetales como los de cebolla, remolacha y distintas plantas.

Vía interiores
Ima okey
interiores

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos