Escrito por

El estilo de Jardín Francés

Todo comenzó en el siglo XVIII cuando Francia realizó la planificación de los espacios verdes. Nace el denominado “jardín francés” caracterizado por la majestuosidad y sistematización, con la que supo trascender a lo largo de la historia.

El estilo de “jardín francés” se caracteriza por cumplir con la utilización del agua, las singulares formas con las que se moldea los arbustos, la geometría y la imposición de la perspectiva.

Los espacios están inspirados en la búsqueda de la perfección simétrica y de una perspectiva guardada por tilos, robles, cerezos, hayas, álamos o fresnos. El eje visual que propone la perspectiva de un jardín francés pretende hacer sentir su rango de absoluto: su principio, en el castillo; y el fin, en el infinito.

Obviamente sostener esta disposición requería extensiones de superficie más que importantes, para lograr el objetivo, que con las escalas utilizadas, parezcan jardines interminables e impactantes.

Los objetos de referencia más importantes son las fuentes, estanques y canales. Las estatuas heredadas del estilo italiano, también se utilizan. Uno de los aspectos más exóticos del estilo francés es la aparición de pavos reales sueltos.

Los parterres son especialmente coloridos y sus remates y marcos, son auténticas piezas de mobiliario vegetal.

La concepción paisajística que reúne el jardín de estilo francés, persigue los detalles hasta alcanzar escalas monumentales.

Vía | plantasyhogar
Imagen | natural

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos