Escrito por

Tulipanes. Parte I

Los tulipanes pertencen a un género de plantas perenne llamadas “Tulipa”, de éstas existen aproximadamente 150 especies, a las que nosotros seguimos designándolas popularmente como “tulipanes”.

Estas plantas son propias de Asia Central y occidental y datan de gran antigüedad. Se conoce que los tulipanes ya eran cultivados como plantas ornamentales, en Turquía, desde el año 1000 aproximadamente. Hoy en día el principal país productor de bulbos de tulipán es Holanda.

Los tulipanes son plantas perennes vivaces, perdiendo sus partes aéreas, pero conservando los tallos subterráneos denominados bulbos.
Por lo que, si deseamos que de éstos crezcan nuevas plantas la temporada próxima, debemos cortar las flores antes de que se sequen, pero dejar el tallo y las hojas (esto incentiva la formación de bulbillos).

Después de aproximadamente un mes y medio de haber cortado las flores se retiran los bulbos y se conservan en un lugar frío y seco. Y cuando el invierno ha pasado se devuelven a la tierra.

Para lograr que los bulbos almacenados no se pudran, se les aplican fungicidas. Y en muchas ocasiones, si se almacenaron mal los bulbos en invierno, por ejemplo, estando expuestos a temperaturas demasiado altas, la temporada siguiente no producen flores.

Los tulipanes son conocidos en todo el mundo por sus magníficas flores grandes y llamativas que florecen durante la primavera. Son hermafroditas y erguidas. Aunque también pueden presentarse péndulas.

El tallo es simple y subterráneo en su porción basal y algunas veces ramificado. Las hojas son basales y caulinares, espaciadas y lineales.

Este artículo continúa en: Tulipanes. Parte II

ima ojodigital