Escrito por

¿Estamos al borde de una extinción inesperada?

¿Cuáles son las amenazas globales de la Humanidad?

Un equipo internacional de científicos y filósofos se han reunido en el Instituto Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford para investigar las principales peligros.

Han publicado un artículo científico titulado “Riesgos existenciales una prioridad global”, al que le tendrán que prestar atención los políticos y los hacedores de políticas.

Existe muy poca investigación, y se publica casi nada sobre los peligros que pueden llevar a nuestra especie a la extinción.

 image

Si hacemos un repaso por los principales riesgos que enfrenta la especie humana, podemos quedarnos tranquilos que las epidemias y los desastres naturales no son una amenaza. Son los primeros que vienen a la mente, pero ya hemos sobrevivido a cientos de miles de años de enfermedades, hambrunas, inundaciones, depredadores, persecuciones, terremotos, y cambios climáticos.

No nos olvidemos que nuestra especie evolucionó hace unos 200 mil años en la sabana africana, bañada por el sol, y que ha sufrido varios cambios climáticos severos a lo largo de su historia, a la vez que se ha expandido por todos los climas y ecosistemas del planeta.

Los asteroides, lo otros grandes enemigos que suelen ser elegidos como los sospechosos de siempre, al menos en el cine y en la literatura, no serán una amenaza al menos en el próximo siglo, ya que se lleva un control estricto del Sistema Solar, y no hay amenazas cercanas.

Ni siquiera las dos grande Guerras Mundiales o la Gripe Española, en las que han muerto millones de personas, han detenido el aumento constante de la población humana. Una guerra nuclear, el mayor miedo de la ciencia ficción de los años 1950s y 1960s, sería devastador, pero sobrevivirían suficientes humanos como para continuar con la especie.

Hemos desbancado a los sospechosos de siempre, ¿quiénes quedan? Según los científicos del Instituto Futuro de la Humanidad, hemos entrado en una nueva era tecnológica con la capacidad de amenazar nuestro futuro como nunca había ocurrido. Son amenazas de las que no tenemos registros de haber sobrevivido, dicen.

A lo largo de miles de años hemos aprendido a controlar la naturaleza, al menos en un grado bastante importante. Con las nuevas tecnologías estamos perdiendo el control. Áreas como la biología sintética, la nanotecnología y las máquinas inteligentes nos están metiendo en un ambiente impredecible.

La nanotecnología, a un nivel molecular y atómico, puede ser muy destructiva si es utilizada como arma de guerra, dicen los autores. Por eso ya mismo habría que comenzar a restringir su uso desde los gobiernos nacionales. También la inteligencia artificial podría ser una amenaza, al ser indiferente a cualquier daño accidental.

Sistemas informáticos, algoritmos utilizados para manejar de forma automática los mercados de valores, podrían tener consecuencias destructivas en la gente, pueden llegar a manipular el mundo real. 

También las modificaciones genéticas, que pueden ser llevadas a cabo con buenas intenciones, como la de prevenir enfermedades, pero podrían llegar a generar cambios catastróficos para nuestra especie. Algo que puede haber sido diseñado para ser benigno, puede convertirse en dañino cuando es transferido a un ambiente diferente, dicen los autores del estudio.

loadInifniteAdd(44636);

No se trata de alarmar y de aterrorizar a la gente. Sino de estar preparados. Existen computadoras suficientemente poderosas con la posibilidad de crear computadoras cada vez más poderosas. No es que pase como en Terminator y se vuelvan en nuestra contra, sino que la explosión de inteligencia artificial que estamos viviendo podría volverse impredecible e incontrolable.

Un pequeño proyecto local, por una reacción en cadena, podría terminar afectando a cada persona del planeta, gracias a las tecnologías que manejamos hoy en día. La principal amenaza hacia nuestra especie, hoy en día, somos nosotros mismos, y nuestras creaciones.

No estamos lo suficientemente adaptados a esta dependencia de la tecnología, no tenemos elasticidad, y por lo tanto se transforma en un riesgo de fragilidad social. El mundo está totalmente interconectado, tanto por medios de transporte, como por las comunicaciones. Un rumor se esparce de una punta del planeta a la otra en cuestión de minutos. Así que las consecuencias de algún error son mucho mayores que en el pasado.

La tecnología está avanzando a pasos agigantados, tan rápido que no hacemos a tiempo a comprender las implicancias que pueden tener sobre nuestra sociedad. Somos como niños jugando con armas. Estamos jugando con algo y no medimos el riesgo que tiene jugar con eso.

Según los autores del estudio, un gran cambio se avecina, estemos preparados o no. La condición humana cambiará, podría ser el fin, una catástrofe, o podríamos adaptarnos, como lo hemos hecho en los 200 mil años de historia que tiene nuestra especie. Pero si no nos ponemos a pensar en esos peligros, será muy difícil que no podamos adaptarnos a tiempo.

Fuetne: BBC

loadInifniteAdd(44637);

Artículos relacionados