Escrito por Tendenzias

¿Por qué Papá Noel se llama así?

Hoy en día, el principal protagonista de la fiesta de Navidad, no es Jesús, de quién se festeja su nacimiento, sino ese gordito regalón al que llamamos Papá Noel en el mundo hispanoparlante. Veamos un poco de su historia para saber de dónde viene el nombre de este regalador empedernido, y cómo fue que terminó siendo un viejecillo rubicundo y simpático de risa fácil.

Papá Noel, por Thomas Nast

Seamos sinceros, el que se lleva el protagonismo en los adornos navideños, en toda la parafernalia marquetinera de los comercios, en la noche buena y especialmente después de medianoche, es Papá Noel. Es un personaje carismático, que aporta la posibilidad de hacer regalos, de divertir y maravillar a los niños. Lo obliga al niño Jesús a compartir el papel protagónico de la Navidad. Pero, ¿quién ese rubicundo propenso a la carcajada resonante? ¿Por qué se llama Papá Noel?

Papá Noel, Thomas Nast El personaje en sí, tiene una historia larga, que llega hasta siglo IV, con un santo obispo de Asia Menor que con el paso de los siglos se terminó convirtiendo en Santa Claus, San Nicolás, Padre Navidad, o Papá Noel, como se llama en el mundo hispanoparlante. Si bien el personaje comienza su historia tan atrás, el que hoy aparece en todas las imágenes, con la mitología tan particular, realmente nació entre los holandeses de Nueva York a partir del siglo XVIII, terminándose de formar entre mediado del siglo XIX y principios del XX.

El nombre con el que lo conocemos en el mundo de habla hispana proviene de Francia. Desde allí llegó el regalón Padre Navidad que había entrado en Inglaterra desde Estados Unidos, y desde allí hacia Francia. En francés noël es navidad, y ellos lo llaman Pere Noël, como en Gran Bretaña lo llamaban Father Christmas, es decir Padre Navidad. A España pasó mitad en castellano, y mitad en francés Papá Noel, que desde allí se espació por el resto del mundo hispano.

San Nicolás, Santa Claus, Papá Noel

La historia de Papá Noel comenzó en el año 280, en Patara, ciudad del actual sudoeste de Turquía. Allí nació Nicolás, de familia adinerada, y que tuvo una muy buena educación. Cuando fallecieron sus padres regaló todos sus bienes y se hizo sacerdote cristiano a los 19 años. Su tío era el arzobispo de Myra, cuando falleció, le legó su cargo a Nicolás, que este ejerció hasta su propia muerte en el año 350. Se lo conocía como el obispo de los niños, por su amor hacia ellos, y por la gran generosidad y amabilidad que demostraba hacia los niños pobres. Su fama se fue extendiendo, y comenzó a protagonizar leyendas en la que salvaba a niños en distintas situaciones, y en otras se dedicaba a dejar regalos a los niños que menos tenían.

Papá Noel, Thomas Nast Los vikingos lo adoptaron como santo patrono cuando fueron introducidos a la religión cristiana, y con ellos pasó a Rusia donde se convirtió en santo nacional a principios del siglo X. Su fama de hacedor de milagros se extendió por Europa, y ya desde el siglo XIII san Nicolás repartía regalos y juguetes durante la noche del 5 al 6 de diciembre. Pero la cúpula de la Iglesia quiso desbancarlo creando a otro personaje tras la Contra Reforma católica (1545-1563): Christkind, el niño Jesús, que repartía regalos en el día de Navidad. El avance de la tradición de los regalos del niño Jesús forzó a que san Nicolás pasara a entregar sus regalos el día 25.

La costumbre de los regalos se esparció por toda Europa, pero no asociada a San Nicolás, sino al niño Jesús. Pero al gordinflón de barba blanca y vestido con un traje rojo ribeteado de blanco, que conduce por el aire un trineo de ocho renos transportando un saco lleno de juguetes, se lo debemos a las tradiciones holandesas y a los escritores y dibujantes de Nueva York, EE.UU..

En lo que hoy es Holanda, llamados Países Bajos en el siglo XIII, San Nicolás nunca perdió protagonismo de regalero de navidad, incluso fue nombrado santo patrono de Amsterdam. Es gracioso que a los niños que se comportaban mal, no sólo no les daba regalos, sino que se los llevaba a España, algo terrible para los holandeses de aquellos tiempos. Los holandeses fundaron una colonia en América en el siglo XVII, Nueva Amsterdam, específicamente en la isla de Manhattan, hoy Nueva York. Allí se llevaron a San Nicolás.

Papá Noel de Nast, 1881. La transformación comenzó en el siglo XIX, luego de que Nueva York pasase a manos de los Ingleses, y luego a Estados Unidos independiente. El escritor Washington Irving, amante del folclore europeo, escribió su Historia de Nueva York en 1809, en la que describe la supuesta llegada del santo cada víspera de San Nicolás. Lo describe sin ropas de obispo y montando un corcel volador. Fue tan popular a raíz de este relato que todos, incluso los colonos ingleses, festejaron la celebración holandesa. El nombre fue derivando de san Nicolás, Sinterklaas o Sinter Klaas, hasta acabar siendo pronunciado como Santa Claus por los angloparlantes. Para 1835 ya existía una sociedad literaria dedicada a relatar historias de Santa Claus, donde se le fue inventando la biografía que todos conocemos, como que dejó el caballo alado por un trineo tirado por renos, que era un tipo alegre y panzón.

Pero la imagen que todos conocemos la creó el dibujante Thomas Nast, por encargo de la revista Harper’s, donde salieron imágenes de Santa Claus desde 1860 a 1880. Nast añadió detalles como el taller en el polo norte y la vigilancia sobre los niños buenos y malos de todo el mundo. También le otorgó el color rojo y el vestuario de pieles.

Fue Coca-Cola, sí, la empresa de gaseosas, la que le dio el último retoque. Para su campaña publicitaria de la Navidad de 1931, le encargó al artista Habdon Sundblom que remodelara el Santa Claus de Nast. Creó uno más alto, más gordinflón, más simpático, bonachón, de ojos chispeantes, pelo y barba canosa. Los colores ya venían de antes, pero pegaban a la perfección con los de la compañía de refrescos, pero la ropa pasó a ser más lujosa. Ese es el personaje que llegó hasta nuestros días, que pasó de obispo de una región de Turquía, al gordinflón que, desde el polo norte, reparte regalos a todos los niños del mundo.

 

Artículos recomendados

Santa Claus, Coca Cola, 1931
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos