¿Por qué duele tanto una patada en los testículos?

Tendenzias.com

A la evolución no la guía nadie, ni nada, es totalmente azarosa. En un grupo de seres vivos dado, nosotros, por ejemplo, surge una mutación, si esa mutación se esparce por el grupo, gracias a que se traspasa de padres a hijos, y resulta que esa mutación en particular hace que algún gen produzca, por ejemplo, más melanina, que hace nuestra piel más oscura, y da la casualidad que el grupo en cuestión vive siempre fuera, al sol, entonces esa mutación resultará ventajosa, y tendrá posibilidades de seguir pasando de generación en generación por acción de la selección natural. Ahora, si esa mutación hubiese aparecido en una población que vive en una región con poco sol, no habría resultado para nada beneficiosa, ya que la gente necesita de la vitamina B, y debería tener la piel clara, entonces ni chances habría tenido de esparcirse por el grupo.

¿Qué queremos decir con esto? Las adaptaciones no aparecen porque exista una necesidad de ellas, sino que surgen, y si resultan beneficiosas para la adaptación del grupo al medio en el que viven, serán adoptadas por el grupo. Así es como terminamos siendo simios desnudos, sin pelo, o nos ahogamos cuando comemos y hablamos a la vez, o nos duele mucho cuando nos patean en los testículos, al menos a los hombres, o se nos tuercen todos los dientes, o algunos somos tolerantes a la leche, y otros no, y así. La evolución actúa, y sigue actuando en nosotros los humanos. Aquí en SinapSit veremos, en la nueva sección Adaptaciones molestas que nos ha legado la evolución, algunos ejemplos interesantes como este:

patada en los testiculos

¿Por qué nos duele tanto una patada en los testículos?

Las mujeres no nos entienden a los hombres, un simple amago y ya nos cubrimos. Con ver que patean a otro, ya nos afecta. Si bien para la mayoría puede llegar a ser muy divertido ver a un hombre revolcándose en el suelo por una simple patada a la entrepierna, por algo son tan populares esos videos en youtube. Ahora, ¿qué tiene que ver esto con la evolución? Nuestros testículos, como sucede en gran parte de los mamíferos, cuelgan fuera del cuerpo dentro de una bolsita llamada escroto, no están dentro del cuerpo, como en otros animales. Lo que resulta realmente molesto, si lo pensamos, porque están expuestos a ser golpeados, y duele mucho si esto sucede, pero claro, que duela y que cuelguen, tiene una explicación.

Para una mujer sería impensable preguntarse por qué los ovarios no descienden y emergen del cuerpo femenino en un saco de piel delgado y desprotegido. Sin embargo es la situación de los testículos masculinos, y no están allí colgando como para llamar la atención, como el caso de las plumas de un pavo real, sino por una razón fisiológica más importante, ya que dada la desventaja de tener el potencial genético reproductivo en una bolsita desprotegida colgando fuera del cuerpo no sería muy adaptativo que sólo se tratase de un adorno.

cubriéndose los testículos La explicación más aceptada por los científicos es que los testículos, los productores y almacenadores de espermas, necesitan de una temperatura inferior a la que tendrían dentro del cuerpo, es decir requieren la brisita refrescante que reciben al estar ahí colgando, al menos cuando andamos desnudos, ya que desde que el ser humano inventó la ropa, suele cubrirlos, al grado de que los slips están generando problemas de fertilidad en los hombre actuales.

ANUNCIO

Nosotros los humanos somos los últimos sobrevivientes del grupo de primates que comenzaron a caminar erectos hace unos seis millones de años, por lo que tenemos la bolsita del dolor más expuesta que cualquier otro mamífero, así que la evolución fue favoreciendo mutaciones que volviesen más sensible al dolor esa zona, e incluso en nuestra conducta instintiva nos ha vuelto sobreprotectores de nuestros testículos.

Artículos recomendados

Referencia: Scientific American

También te puede interesar