Escrito por

Porno dinosaurio, o de cómo hacían para tener sexo

En serio, ¿cómo tenían sexo los dinosaurios? No se apresuren a responder, porque antes hay que recordar que varios de ellos, como el Stegosaurio, tenían largas y puntiagudas espinas en la espalda y la cola.

Montar a una hembra desde atrás, habría sido casi letal, para algunos dinosaurios machos.

Para colmo, entre ese género de dinosaurios los huesos de la cola estaban fusionados, por lo que no podían levantarla.

dinosaurios sexo

Brian Switek, divulgador especialista en paleontología, autor del famoso blog Laelaps, acaba de publicar un libro llamado My Beloved Brontosaurus (mi amado brontosaurio), dice que tenían sexo, pero con mucha inventiva y cuidado. La forma en que los animales de cuatro patas se aparean es con el macho montando a la hembra por detrás, subiéndose al lomo, en lo que los humanos llamamos la posición del perrito, ya que es en nuestros compañeros caninos en quienes más seguido lo vemos. Pero esto sería imposiblemente letal para dinosaurios como el stegosaurio.

image Según creen los investigadores, deben haber utilizado una variante de la posición el misionero, para así evitar puñaladas, la castración e incluso la muerte. El investigador Heinrich Mallison, del Museo de Historia Natural de Berlín, desarrolló un modelo computarizado para probar diferentes posiciones que podrían utilizar los dinosaurios para aparearse. Una especie de kamasutra dinosaurio virtual.

Su programa estudió principalmente al Kentrosaurus, un pariente del stegosaurus. Con el software pudo probar que si el macho montaba a la hembra por detrás, como suele suceder entre los elefantes, el animal más grande sobre la tierra, la hembra terminaría castrando a su amante con las afiladas espinas de la espalda. “Tal vez la hembra se acostaba sobre un lado”, dice Mallison. Así el macho podía acercarse, y aparearse sin que sea un sexo suicida.

Los fósiles suelen ser sólo de huesos y partes duras como dientes o cuernos, ya que los tejidos blandos se desintegran rápido, y no llegan a petrificarse en el proceso de fosilización. Así es que no se conoce que tan dotados estaban los machos dinosaurios, como para hacer innecesaria la posición del misionero, que requeriría un pene bastante largo.

Según el paleontólogo John Long, de la Universidad Flinders en Australia, para evitar las largas espinas de la hembra los dinosaurios habrían necesitado un pene de un metro ochenta para salvar la distancia, y no morir en el intento. Imaginen, el tamaño era el de la altura promedio de un hombre adulto. Desgraciadamente no han quedado videos hot de aquellos tiempos para estar seguros.

Fuente: LiveScience

Artículos relacionados

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos