Cómo usar un champú sin sulfatos y cuándo hacerlo

Los champús sin sulfatos están llenos de beneficios para nuestro cabello, pero lo cierto es que para hacer que sean efectivos es necesario saber cómo se aplican así como los casos en los que es recomendable su uso. Veamos entonces cómo usar un champú sin sulfatos y cuándo son necesarios realmente.

Cómo usar un champú sin sulfatos

Son muchas las personas que se pasan la vida lavando su pelo con un champú con sulfatos y que apenas notan los efectos nocivos que estos tensioactivos pueden tener para nuestro cabello, pero otras en cambio pueden llegar a ser incluso alérgicas, de modo que la solución en aquellos champús que son orgánicos, libres de sulfatos y otros compuestos químicos, pero que al principio pueden parecer poco eficaces.

Está claro que una de las características que tienen los champús con sulfatos, es que generan mucha espuma en cuando los aplicamos sobre el pelo y con ello, podemos dejarlo realmente limpio. Todo lo contrario a lo que suele pasar con los champús sin sulfatos. No hacen espuma (o la cantidad es más bien escasa), por lo que suele tenerse la sensación de que no lo estamos aplicando bien, que el pelo no queda limpio e incluso es normal acabando gastando más producto del necesario.

Quizás por ello, algunas personas consideran que los champús sin sulfatos no son más que una pérdida de dinero y de producto, cuando en realidad, el problema es que no sabemos cómo usarlos de forma que sí resulten eficaces o que no conocen los mejores champús sin sulfatos. Para ello, queremos que sigáis estos pasos y de este modo, lograréis sacar todos los beneficios al uso de los champús sin sulfatos.

  • En primer lugar, se prepara el producto de lavado. Si tienes el cabello grueso, será aconsejable diluir tu champú orgánico en una botella con un poco de agua para llegar a las raíces sin usar toneladas de producto.
  • Además, deberás mojar bien el cabello antes de aplicar el champú. Solo así conseguirás que reaccione a la humedad y pueda limpiar bien el cabello.
  • Luego aplícalo por todo el cuero cabelludo. Comienza con la parte superior de la cabeza, las sienes y luego la parte posterior del cuello realizando suaves masajes circulares con las yemas de los dedos. No hace falta ser demasiado brusco, se trata de mover suavemente la piel del cráneo sin rascar. El objetivo es hacer circular la sangre y debe ser un momento agradable, para que no nos frotemos, bajo pena de atacar el cuero cabelludo. Este paso es especialmente importante si deseas estimular el crecimiento.
  • Cuando el champú esté bien extendido sobre las cuatro esquinas de tu cabeza, déjalo actuar durante uno o dos minutos (puede consultar la etiqueta de su champú orgánico) ya que la suciedad más rebelde está en el cuero cabelludo y debes dejar que el efecto limpiador del champú actúe antes de masajear. En cuanto a las longitudes, estas acumulan principalmente polvo muy ligero, de modo que lo puedes eliminar sin problema cuando el champú y el agua se junten incluso cuando notes que no se genera espuma.
  • Luego enjuaga con agua limpia y agua fría si eres valiente (un simple rociado corto es suficiente) ya que de este modo propiciarás al cierre de las puntas. Por otro lado, muchas personas optan por enjuagar su pelo dos veces antes de acabar ya que al no hacer espuma no están seguros de haber eliminado del todo el champú, puedes hacerlo si lo deseas, aunque si has seguido los pasos indicados, habrás lavado y enjuagado tu cabello sin problema.

Cuándo usar un champú sin sulfatos

Hay muchos beneficios al usar un champú sin sulfato. De forma especial diremos por ejemplo que este tipo de champú resulta ser aconsejable (y esencial) después de un alisado brasileño : permite mantener la queratina del cabello y tratarlo de forma correcta.

ANUNCIO

Además, el uso de un champú sin sulfatos, está también indicado en los siguientes casos que os vamos a enumerar. Te recomendamos ver también Ventajas e Inconvenientes de los champús sin sulfatos

Cabello teñido

Cuando queramos mantener más tiempo el color de nuestro cabello si lo hemos teñido y queramos que el color del pelo se vea más brillante, el champú sin sulfato es nuestro aliado. Debes saber que al ser un tensioactivo químico capaz de arrastrar cualquier resto de grasa y suciedad, el sulfato también es capaz de eliminar el tinte que hayamos aplicado sobre el pelo, de modo que el color nos durará menos tiempo.

Cuando queramos hacer crecer el pelo

El champú sin sulfato nos ayudará a restaurar el sebo y aceites naturales en nuestro cuero cabelludo, de modo que con un pelo sano y fuerte, podremos conseguir un buen ritmo de crecimiento. De hecho, con el uso de sulfatos en el champú, acabamos debilitando tanto el pelo que notaremos incluso como perdemos no solo densidad, sino también cantidad de modo que es mejor apostar por un champú orgánico que restablezca nuestro cabello, evite la caída y además permita que crezca de nuevo.

ANUNCIO

Cuando queramos tener un cuero cabelludo sin irritaciones

Es uno de los principales efectos nocivos que tienen los sulfatos sobre el pelo. Al ir eliminando el sebo del cuero cabelludo, es normal que este se irrite y en casos más graves, produzca incluso descamación o llegar a derivar en una dermatitis capilar. Si deseas cuidar bien del cuero cabelludo, restablecer el sebo y aliviar cualquier molestia o sensación de picazón o irritación, será bueno elegir un champú que no contenga sulfatos.

Queramos cuidar del medio ambiente

Aunque nada tiene que ver con la limpieza o tratamiento de nuestro cabello, el uso de un buen champú sin sulfatos puede servirnos también para que cuidemos el medio ambiente. Los sulfatos y otros agentes químicos que se utilizan en los champús convencionales, pueden llegar a afectar al medio ambiente, ya que los restos que se eliminan por el desagüe tras lavar el cabello, pueden acabar en el mar y provocar daños en los ecosistemas acuáticos. Además, hemos de saber que la acumulación de sulfatos que pueden llegar al subsuelo, podrían ser capaces de salinizar suelos cultivables, haciéndolos inadecuados para la proliferación vegetal.

También te puede interesar