BLACK FRIDAY: Enlace a la categoría de las mejores rebajas
Escrito por Tendenzias

Así viven los estudiantes de la escuela más cara del mundo de 100.000 euros al año

Qué tiene un centro educativo para costar 100.000 euros al año, no es la pregunta adecuada en el caso del Instituto Le Rosey. La pregunta correcta es, ¿qué no tiene? Echando cuentas rápidas, el curso sale a algo más de 11.000 euros al mes. Pero claro, es lo que tiene ser el colegio más exclusivo y prestigioso del planeta.

Para quienes no sepan qué pasa entre sus lujosas paredes, así viven los estudiantes de la escuela más cara del mundo de 100.000 euros al año.

Un castillo y una estación de esquí

Partimos de la base de la ubicación del centro, un castillo centenario situado en Rolle, en plenas montañas suizas. Un centro que se complementa con el campus que Le Rosey tiene en la estación de esquí de Gstaad. Un campus en el que los alumnos pasan el trimestre de invierno, de enero a marzo. Durante estos tres meses, los alumnos practican todo tipo de deportes de temporada. Sólo por esto, ya se explica el precio.

Si a esto le añadimos una historia de 140 años y el haberse ganado el apodo de La Escuela de los Reyes, nos hacemos una idea de lo elitista de su proceso de selección.

Eso sí, quienes tengan la suerte de ser admitidos (y poder pagar la matrícula), deben saber que la jornada arranca a las 07:00 horas. Y lo hace con la limpieza de los dormitorios y el desayuno. Innegociable la hora de despertar, pues a las 08:00 horas comienzan las clases. Éstas se prolongan hasta las 15:30 horas. Eso sí, a media mañana hacen una parada para comer y beber algo. En invierno, chocolate caliente. Suizo, por supuesto. Ellos lo llaman chocolate, simplemente.

Cultura y Deporte

A partir de las 16:00 horas y hasta las 19:00 horas, comienzan las actividades extraescolares. En este caso, Le Rosey potencia sobremanera los deportes y las actividades culturales. Cada alumno debe escoger varias de ellas.

A las 19:30 horas toca cenar y, de 20:00 a 21:00 horas, hacer los deberes. En este caso, los alumnos pueden hacerlo en sus habitaciones, en los salones comunes o en la biblioteca.

Obviamente, al ser un internado, vienen alumnos de todo el mundo, lo que complica la huida masiva de alumnos los fines de semana. Por tal motivo, Le Rosey se preocupa de organizar actividades para los alumnos que no se vayan a casa. Desde paseos en bote a senderismo, pasando por alpinismo o esquí. Estar en forma es casi primordial en este centro.

Y para quienes estén pensando que acceder al Instituto Le Rosey es misión imposible, que sepan que no lo es. Cualquier niño puede enviar su solicitud. El único requisito es pagar los 100.000 euros, en caso de ser aceptado.

Una vez dentro, y como llevan décadas comentando los jóvenes, se convierten en una gran familia. Una gran familia de élites que, años más tarde, dirigirá el mundo. No es mala idea, visto lo visto, que se lleven bien desde pequeños. Podría cundir el ejemplo.

También te puede interesar: