Escrito por

Bufandas para hombre: consejos para llevarlas con estilo en invierno

Oh, las bufandas… Ese accesorio sencillo que, pese a su simplicidad, nos permite obtener el máximo confort a la hora de afrontar las bajas temperaturas con las que cerramos el año. Más allá de ser un simple un trozo de tela, la bufanda es uno de los accesorios que más estilo aporta a todos nuestros outfits de invierno. La magia, sin embargo, reside en saber usarla: atándola al cuello correctamente podrás valerte de tu calor corporal para mantener la zona superior del cuerpo a una temperatura adecuada y protegida del frío.

Un accesorio con mucho estilo

Todos recordamos a Lenny Kravitz con aquella famosa bufanda extralarga que lo hacía lucir como si llevara la manta de dormir encima, pero, aunque se viralizó a finales del 2015 y fueron muchas las burlas que se hicieron al respecto, esa bufanda XXL se convirtió en tendencia y saltó a las pasarelas esa misma temporada. ¿Por qué la idea de Kravitz funcionó? Pues por su forma de atarla, que le cubría el cuello y gran parte del cuerpo, justificando así su tamaño.

Este año las tendencias en materia de bufandas y pañuelos para hombre apuestan por una longitud menor, pero los nuevos patronajes buscan más el contraste con los colores oscuros que suelen primar en invierno, tanto en la ropa como en el ambiente en general. Elegir la que mejor se adecúa a tu estilo depende mucho de cómo la quieras usar, con qué tipo de ropa la vayas a combinar y cuánto frío haga en el lugar donde vives. Para las  zonas más cálidas, un pañuelo puede ser suficiente para cubrir el cuello, pero en zonas más frías las bufandas son necesarias desde octubre y conviene empezar a usarlas mucho antes.
Elige siempre colores que te hagan sentir cómodo, que reflejen tu personalidad y que te permitan hacer combinaciones con muchos estilos y colores de ropa.

Tres maneras de llevar tu bufanda esta temporada

Generalmente fabricadas en lana, las bufandas pueden adoptar distintas formas a la hora de usarlas, sobre todo si las utilizamos como capa final de nuestro outfit invernal. Escoger una que se adapte a tu estilo y a tus necesidades es fundamental, y aquí hacemos un breve recuento de las tres maneras más prácticas y trendy de llevarla una vez que has encontrado la tuya.

– Usa el nudo clásico: es la manera más sencilla de anudar una bufanda al cuello y funciona para todo tipo de atuendo, desde un traje formal hasta la ropa que usas para ir a hacer la compra. Coge uno de los lados de la bufanda, pásalo por debajo del otro y remata sacándolo por el agujero que resulta al final. De esta manera se formará un nudo simple que nunca decepciona.

– El nudo parisino: otra forma clásica, práctica y muy extendida de llevar la bufanda tanto en hombres como en mujeres. El nudo parisino consiste en poner la bufanda por los hombros y meter el lado en el que las puntas se tocan por el agujero contrario. Funciona perfectamente para bufandas delgadas o pañuelos, pero con algunos modelos más gruesos también permite aumentar la protección ante el frío.
– Dale dos vueltas: otra manera muy fácil de usarla es dándole dos vueltas sobre tu cuello. Para eso debes poner la bufanda sobre tus hombros, coger uno de los lados y girarlo dos veces sin necesidad de hacer un nudo. Este es un estilo más informal que te permite jugar con las puntas, dejándolas simétricas o asimétricas en función del resto de tu atuendo.

¿Qué es lo que piensas?