Escrito por

Consejos para el cuidado completo del rostro (II)

El acné juvenil afecta a las adolescentes de diferentes maneras y en diferente medida. Pero todos los cutis con acné se caracterizan por una producción excesiva de sebo que torna las pieles grasas, demasiado brillantes y fomenta la aparición de puntos negros y de granos.

Se estima que, entre los 11 y los 18 años, un 80% de las adolescentes se ven afectadas por este problema cutáneo. Afortunadamente, no todos los grados de afección son iguales y es un problema que comienza en la pubertad pero que desaparece cuando culmina la adolescencia.

Las hormonas son el origen de estas imperfecciones de la piel que aparecen en la zona T del rostro (frente, nariz, mejillas, mentón), aunque también sobre la espalda y el pecho.

En un momento normal, el sebo presente en las glándulas sebáceas tiene por función evitar el resecamiento de la piel. Pero en la adolescencia, la producción y concentración sebácea se incrementa en los folículos pilosos y la piel se ve grasosa por demás. Los poros se obstruyen y aprisionan el sebo dando lugar a los puntos negros y a los granos rojizos y molestos (hiperqueratosis).

Contrariamente a lo que se cree, la mala alimentación no el origen del acné. Por lo tanto, los chocolates y los embutidos pueden ser consumidos, siempre dentro de lo normal. Sin embargo, si es posible evitarlos será mucho mejor.

Ahora bien, es necesario saber que no existe ningún medicamento milagroso que haga desaparecer el acné.

Lo conveniente es que nuestro cutis reciba la higiene y la limpieza adecuadas. Un buen jabón dermatológico permitirá limpiar nuestra piel sin agredirla ya que se trata, por otra parte, de pieles hiper sensibles. Si la toleramos, una loción astringente será de enorme ayuda.

Cualquiera de los dos productos se encuentran en las farmacias a precios accesibles. De todos modos, los mejores productos serán aquellos que nos recete nuestra dermatóloga en la consulta.

La buena noticia es que no debemos desesperarnos, deprimirnos ni angustiarnos. Debemos tener bien claro que el acné juvenil desaparecerá y que, mientras dure, lo más acertado que podemos hacer es cuidar nuestro cutis con esmero.

Pasados los 20 años, el acné no será más que un mal recuerdo.

Vía |

Fotos: Flickr

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos