¿Qué Crema y qué Factor Solar Utilizar?

Ya estamos en primavera, eso implica que nuestra piel está más expuesta a una mayor incidencia del sol, por lo que ya empezamos a preparar nuestro kit de cosméticos para cuidar nuestra piel. Así que hoy os vamos a hablar de qué crema y qué factor solar utilizar desde ya mismo, no hace falta estar de vacaciones para cuidarte.

Para este artículo hemos contado con la colaboración de Mercedes Sanz Fernández, farmacéutica, quien recomienda utilizar los productos solares de Farmaciasdirect para la protección de la piel. Además, nos da cuatro consejos fundamentales que nos insta a convertirlos en cuatro reglas básicas:

  1. Escoge una crema y factor solar que esté adaptado a tu tipo de piel. No vale cualquier crema ni cualquier factor si quieres tener tu piel protegida.
  2. Este tipo de cosmético hay que utilizarlo tanto en días nublados como despejados, al igual que si estás en el agua como en la sombra. Es fundamental que tengas en cuenta que el sol sigue estando ahí, aunque no sientas su luz de forma directa sobre tu piel, lo que implica que puedes quemarte si no te cuidas.
  3. El protector solar hay que aplicarlo antes de la exposición al sol, si son unos 30 minutos antes mejor que mejor.
  4. Acostúmbrate a aplicarte protector solar de forma frecuente. No es echarlo una vez y ya está, si no que hay que volver a aplicarlo cada cierto tiempo.

Una vez que tenemos claro estos cuatro principios fundamentales, vamos a centrarnos en el primero, el más importante y a veces el más difícil: conocer el factor solar que está adaptado a tu tipo de piel. En las cremas solares de farmacia, o en los protectores solares de supermercado, verás que siempre está indicado el “SFP” que es el factor de protección solar que nos indica el tiempo de protección ante el sol. Puedes encontrar cremas que van desde un SFP 5 hasta SPF 50+, el mínimo y el máximo de protección.

¿Esto quiere decir que si escojo un SPF 50+ estoy súper protegido del sol? La realidad es que no. Es el mayor índice de protección que hay pero no existe el SPF perfecto, pues ninguno puede bloquear al 100% la radiación. Dicho esto, cuanto más morenita está la piel (mayor melanina) más protegida está del sol y uno puede valorar escoger un SPF menor.

Mercedes recomienda que, siempre que sea posible, uno escoja el máximo de protección por muy moreno que sea para cuidar al máximo la piel y, a su vez, nos asegura que no hay que escoger un SPF menor de 30. ¿Por qué? Porque la crema se degrada con el tiempo y no cumple el mismo efecto sobre la piel, porque nos despistamos a la hora de aplicar nuevamente el protector solar y al final estamos expuestos a dañar nuestro cuerpo por un despiste.

A su vez, un detalle que nos ha parecido de lo más interesante, es que es preferible evitar la exposición directa al sol en horas que van desde las 13 hasta las 17 horas, aproximadamente. En este horario es donde hay una mayor incidencia del sol, por lo que es mucho más fácil quemarse y en menor tiempo, por lo que cualquier despiste puede terminar con que acabemos rojas como un tomate más las consecuencias que tiene para le piel. Por tanto, las mejores horas para disfrutar del sol son las primeras de la mañana y cuando el sol comienza a caer.

¿Uno se puede poner moreno si se aplica un factor de protección alto e intenta evitar las horas más intensas del sol? Sin duda, sí. Puedes ponerte morenita y cuidar tu piel a la vez.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar