Qué es el ante y cómo deberíamos limpiar y cuidarlo

Conocidos también bajo el nombre de gamuza o suede, el ante es un material que se utiliza habitualmente en una amplia diversidad de calzados, que se caracteriza por una cualidad básica: es sumamente delicado, por lo que es necesario -e imprescindible- saber cómo debemos cuidarlos y mantenerlos de forma adecuada, para que no se estropeen según los estrenemos. ¿Cómo mantenerlos en buen estado? ¿De qué manera podemos limpiarlos y cuidarlos, de manera efectiva, fácil y sencilla?.

Qué es el ante

¿Sabes qué es el material de ante?

Consiste básicamente en un tipo de piel de alce, o de otros animales, que es adobada y curtida. Se fabrica a partir de la parte interna de la piel de estos animales. Y, en la mayoría de las ocasiones, se utilizan el cordero, alce, cabra, cerdo y ternero.

Es un material sumamente delicado, además de muy valorado por la mayor parte de expertos (y también por las personas que suelen vestir prendas y calzados que lo poseen), ya que posee una serie de características únicas, como es el caso de la suavidad, su ductibilidad y su delgadez.

De hecho, en un origen fue utilizado con el fin de fabricar guantes de mujer. Aunque, poco a poco, el ante se convirtió en un material extendido y popular para su uso en zapatos, bolsos y otros accesorios y elementos de moda.

¿Cómo mantener las prendas y el calzado de ante?

Aunque es cierto que se trata de un material delicado, la realidad es que una vez te habitues a limpiarlo y mantenerlo en buen estado no tendrá demasiada complicación, e incluso será más fácil de mantener en comparación con otros materiales igual de delicados. De hecho, no es necesario acondicionarlos, pulirlos o encerarlos cada dos semanas.

A continuación te ofrecemos algunos consejos útiles de mantenimiento que te serán de gran ayuda:

  • Con el fin de proteger los zapatos de ante de las manchas y del agua (esto es, del exceso de humedad a fin de cuentas), debes aplicar un spray impermeabilizante. También es aconsejable luego cepillarlo con un cepillo de gamuza, incluso antes de aplicar el aerosol, y después de haberlo hecho.
  • En caso de que los zapatos se mojen no pasa nada, en la mayoría de los casos. Sin embargo, es posible que en ocasiones se quede alguna mancha de humedad. Si es así, la recomendación es lavarlos (sí, aunque pueda parecer increíble, bastará con lavarlos para eliminar la mancha de agua).
  • Si la mancha es más grave, como por ejemplo podrían ser las producidas por aceite o grasa, es posible que sí te encuentres en problemas. Una buena opción es intentar cepillarlos con un cepillo rígido y aplicar el borrador de gamuza. Si no funciona, lo aconsejable es intentar lavarlos a mano. Y si aún así, la mancha no desaparece, no quedará otra que llevarlos a un zapatero, para que lleve a cabo una limpieza profesional.
  • Si los zapatos de ante son viejos, una buena opción es poner una olla de agua al fuego y, cuando empiece a hervir, colocar los zapatos encima para que el vapor del agua llegue al material. Luego debes cepillarlos con un cepillo de gamuza. Te ayudará a la hora de restaurar el aspecto original que el material tenía cuando lo compraste.

Cómo cuidar el calzado de ante

Consejos útiles si utilizas zapatos de ante habitualmente

Además de los consejos de mantenimiento y limpieza indicados anteriormente, también es necesario tener presente otros trucos sencillos, especialmente si utilizas el calzado con este material regularmente.

ANUNCIO

Por ejemplo, muchos expertos aconsejan insertar zapatas de cedro sin barnizar en el interior del calzado de ante cada vez que no los estés usando. De esta forma, conseguirás mantener la forma y el estado natural del calzado. Además, se recomienda dejarlos descansar al menos un día entre cada uso, para que el material “descanse”.

Incluso en pleno invierno, con lluvia o nieve, también puedes utilizar tus calzados de ante favoritos. Recuerda que los zapatos los has comprado para usarlos, y si los sabes cuidar y limpiar adecuadamente, encontrarás mucha diferencia entre envejecer bien y envejecer mal. De hecho, no podrás evitar que tus zapatos envejezcan. Así que, ¿por qué no usarlos siempre que desees?.

También te puede interesar