Escrito por

Características de los halógenos

Seguramente hayas visto y escuchado sobre focos o lámparas halógenos, Pero ¿te has preguntado alguna vez a qué se debe este nombre? Su nombre es puramente indicador. Los halógenos son elementos que por lo general los conocemos a través de la tabla periódica y que significa “creador de sales”. Son 5 elementos que no pertenecen al grupo de los metálicos y que son utilizados para la fabricación de este tipo de foco o lámpara que conseguimos en el mercado, gracias a las propiedades y características que contienen.

lampara halogena
En la naturaleza existen diferentes tipos de halógenos que se unen con otros elementos para crear nuevos tipos de sales. Entre ellos podemos encontrar el Bromo (Br, con un número atómico 35), el Flúor (F, con número atómico 9), el Ástato (At, con número atómico 85), el Yodo (I, con número atómico 53) y el cloro (cl con número atómico 17).
Los elementos halógenos varían en tamaño. Los átomos de cada uno no son similares a los de los otros, algunos pueden ser más pequeños, y otros más grandes, aunque carguen con características similares. Si consideramos los grupos podemos afirmar químicamente que los átomos descienden según el grupo teniendo el flúor el átomo más pequeño con un número de 18,998 masas atómicas, mientras que el cloro tiene 25.5 masas atómicas, el bromo 79,9 masas atómicas, el yodo 126.9 masas atómicas, y el ástato 210 masas atómicas.

Es importante destacar que el ástato es demasiado grande y posee un átomo radiactivo inestable.
foco halogeno
Para la fabricación de lámparas lo que se tiene en cuenta es una característica fundamental de identificación y es el estado en que se encuentra cada uno. Son elementos que se destacan en la tabla periódica porque conforman el único grupo con elementos en los tres estados: el flúor y el cloro pertenecen a los gases, el bromo es líquido y el yodo y ástato son sólidos.

En las lámparas halógenas son iguales a las lámparas incandescentes con la diferencia de que tienen una pequeña cantidad de estos elementos incluidas. Lo que posibilita su adicción es que permite que el filamento de ellas dure mucho más tiempo y se queme de manera eficiente.
Sin embargo, los halógenos son elementos potencialmente peligrosos, sobre todo si fueron aislados por procesos químicos, por lo que se tiene mucho cuidado en la fabricación de lámparas y por las cuales están empezando a ser reemplazadas por otros tipos menos contaminantes y menos peligrosos en el mercado.

El flúor es un elemento fuertemente reaccionario que en contacto con cualquier otro tipo de material, sobre todo con el vidrio o cristal (elemento fundamental en la fabricación de lámparas) llegando a producir resultados peligrosos si se entra en contacto con él. Sin embargo no podemos olvidar o dejar de lado que cualquier halógeno sigue siendo peligro y reactivo, y que no es conveniente su interacción. Un ejemplo claro es el gas clorado, que si lo encontramos desechado en concentraciones puede ser demasiado tóxico.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos