Escrito por Tendenzias

Método ecológico y no agresivo para controlar caracoles

Los caracoles pueden llegar a ser una plaga de todo jardín. Si penetran en nuestro santuario verde, pueden llegar a comernos las plantas, y arruinarnos varias de ellas en poco tiempo. Pero claro, si eres como yo que no quiere utilizar pesticidas, ni nada dañino para el medio ambiente, y a la vez que tampoco sea dañino para los caracoles, aquí os daremos la solución con un método ecológico y no agresivo para controlar caracoles.

caracoles_en_tu_jardin

La plaga de los caracoles

En ciertas épocas del año, como en la primavera, proliferan los caracoles, que atacan nuestras plantas sin piedad. Generalmente se comen las hojas y los brotes tiernos, prefiriendo las plantas de cultivo, como brócoli, lechuga, frutillas, albhaca, porotos, calabaza, dhalias.

Pero claro, se alimentan de noche, por lo que no los vemos, sólo encontramos el desastre que nos han dejado. Algunas plantas sufren tantos mordiscos de caracoles que ya no se recuperan.

Les gustan los lugares frescos, oscuros y húmedos. Por eso suelen salir por la noche tras alguna lluvia. Si el verano está seco, no los verás mucho por ahí.

Los caracoles durante la Primavera Verano no molestan, ya que en cuanto llegan las bajas temperaturas se sellan en su concha. Ivernan desde la Primavera Verano hasta comienzos de la primavera.

Método ecológico y no agresivo para controlar caracoles

teja caracoles

La mejor forma de combatir una plaga como los caracoles, es previniéndolos. Es decir, hacer todo lo posible para que no quieran quedarse en nuestro jardín. Los caracoles tienen que esconderse del sol, durante el día, así que si tratamos de no dejar recipientes u objetos cerca de las plantas, no tendrán donde esconderse, y se irá a otro lado.

Otra solución ecológica, aunque no tan feliz para los caracoles, es conseguir a quienes se los coman. Es parte del ciclo de la naturaleza, y favorecemos la diversidad. Lo sapos y las ranas, si no te molestan, son muy buenos compañeros para el jardín, ya que se comen a los caracoles y también a muchos insectos molestos.

tejas caracoles

Otra forma de prevenirlos es plantando romero, salvia, tomillo o lavanda cerca de las plantas más atacadas, ya que esas plantas los repelen, no les gustan para nada, así que es otra forma de que no se acerquen los caracoles.

Y otra solución ecológica, es colocar cáscaras de naranja bajo una teja, allí irán los caracoles, y los encontrarás por la mañana todos en la teja. Así que si no quieres dañarlos, pueden tomar la teja, y llevarlos a algún descampado. Lo ideal es juntarlos en una cesta, y llevarlos todos juntos.