Alquilar un barco sin licencia: la tendencia turística del próximo verano

Sol, calor, relax y aguas turquesas. Idílico, ¿verdad? Quedan muy pocas semanas para que dé comienzo la temporada estival y las ganas por disfrutar de todo lo que ofrece el verano no pueden ser mayores. Durante estos últimos meses, las ganas de desconectar y disfrutar de unos días de descanso se hacen más esenciales que nunca. El mar siempre es un gran aliado para disfrutar en esta época del año: ¡no hay mejor acompañante! Para disfrutar de él de la mejor manera, lejos de las masas y en total comodidad, podemos optar por el alquiler de un barco sin licencia alquiler de un barco sin licencia, una de las tendencias en auge de cara al próximo verano. En este artículo explicamos en qué consiste.

El alquiler de barcos sin licencia: la alternativa ideal para disfrutar de las playas paradisíacas en España

Actualmente, buscamos más que nunca visitar lugares en los que permanecer junto a nuestros amigos o familiares en la más absoluta privacidad, lejos de aglomeraciones. El alquiler de barcos nos permite, además de esto, vivir una experiencia inolvidable, descubriendo nuestro destino de una manera única, disfrtuando de una mayor libertad y la posibilidad para contemplar mejor otras zonas costeras. Plataformas como Click&Boat ponen a disposición de los viajeros una amplia flota de barcos para alquilar. Pero eso no es todo. Aquellos usuarios que no dispongan de licencia de navegación, podrán encontrar una gran variedad de barcos con posibilidad de ser alquilados sin licencia, o incluso, la opción de contratar los servicios de un patrón, experto en la zona, que les guiará a través de los mejores lugares que visitar en el destino escogido.

Cuando hablamos de verano, en la mente nos invaden diferentes escenas que nos transportan a lugares concretos. Ibiza es uno de los destinos por excelencia especialmente en esta época del año, no solo por sus playas y maravillosas calas, sino también por el espíritu y modo de vida que reina en esta isla. Sin embargo, muchas de sus calas son de difícil acceso por tierra, a veces prácticamente imposible. ¿Qué te parece recorrer la Cala Blanca o la Cala Comte a bordo de una lancha o un velero (¡o incluso un catamarán!), y conocer zonas inhóspitas menos conocidas?

Sin embargo, las Islas Baleares son mucho más que Ibiza. Otros destinos como Formentera, Mallorca o Menorca son también un reclamo estival. En el caso de esta última, podemos recorrer, con un barco sin licencia, calas que nos recordarán a las paradisíacas playas de El Caribe. Entre ellas, encontramos la Cala Turqueta, que es una de las más populares, la Cala Macarella, la Cala Galdana o la Cala Pregonda, una de las más recomendadas. Por otro lado, la Cala Mitjana se halla en el Sur de la isla, y es una de las que no puedes perderte en tu ruta de navegación.

Además de todas ellas, también encontramos otras calas que nos harán disfrutar del mar. La Cala Macarelleta entusiasma por sus aguas cristalinas y por la tranquilidad que ofrece; Si buscamos sitios más recónditos en Menorca, debemos acudir a Es Talaier, de arena blanca y aguas turquesas. Y para contemplar las puestas de sol que mencionábamos anteriormente en el caso de Ibiza, ¡no te pierdas la Cala Morell!

Cala Sa Calobra y Cala Tuent en Mallorca son dos destinos de obligada visita

Menorca, a pesar de ser más pequeña que otra islas como Mallorca, dispone de una amplia oferta turística, así como actividades que hacer y lugares por recorrer. Por ello, lo mejor es alquilar un barco durante varios días, con el que recorrer el máximo número posible de calas, puesto que cada una de ellas nos ofrecerá una experiencia mágica y diferente.

Centrándonos en la isla de Mallorca, podrás alternar tu estancia a bordo para disfrutar de sus playas, con la oferta cultural que rebosa en tierra firme, visitando lugares como la Catedral. ¿Estás buscando una experiencia diferente? Una escapada a la Cala de Sa Calobra en la que practicar snorkel te dejará enamorado: ¡Es un auténtico lujo poder observar bajo el agua los distintos peces que alberga en contraste con su arena blanca!

Por otro lado, encontramos la Cala Tuent, que tiene una menor afluencia de turistas, y donde el verde es el color protagonista. Otra de las calas maravillosas de Mallorca es Cala Varques, una de las favoritas por los viajeros. En este caso, el azul turquesa es el color de las aguas y en ella, las puestas de sol también son únicas.

Por último, es necesario hablar de la Cala Figuera, de aguas cristalinas. Una playa muy tranquila que está rodeada por un entorno de naturaleza maravilloso. Sin duda, es el destino ideal en el que tener la posibilidad de evadirse del estrés del día a día y recargar pilas. Sus aguas cristalinas y la forma en que está rodeada de acantilados dejará ensimismado a cualquier persona que vaya a visitarla: ¡es un entorno digno de postal!

Por otra parte, y ya dejando a un lado el Archipiélago Balear, en la Costa Brava también podemos recorrer calas igualmente bonitas, como Cala Sa Tuna en Girona, Cala Estreta en Palamós o Cala Tola en Tossa de Mar.

Como podemos comprobar, existen numerosos lugares que visitar durante la época estival a los que no hay mejor forma de hacerlo que a través del alquiler de un barco. Ahora es el momento de disfrutar in situ de todo ello y planificar tu próximo viaje a bordo para disfrutar del mar, del sol y del verano.

¿Zarpamos?

También te puede interesar