Escrito por Tendenzias

Criogenización, Criopreservación y Vitrificación. Estado del Arte, Organizaciones y Viabilidad

El concepto de Criogenización o Criopreservación está creciendo en popularidad en los últimos tiempos como alternativa al entierro o cremación de una persona que ha sido declarada clínicamente fallecida.

Noticias como la de la niña de 14 años en Reino Unido autorizada a ser Criopreservada tras una dura batalla legal o la médico Noruega Anna Bagenholm que, después de un accidente de esquí donde cayó en un rio de agua casi helada y tras pasar más de una hora con su cuerpo a 14º y sin respiración o pulso revivió al recuperar su temperatura, hacen pensar que puede haber una alternativa a la simple resignación cuando los médicos, con la tecnología y medios actuales, certifican que no pueden hacer nada más por devolver a la vida a una persona.

La noticia que ha desencadenado el auge de interés por la Criopreservación: Una niña británica de 14 años gana en los tribunales el derecho a volver de la muerte utilizando la criogenización

  • La niña, enferma terminal de cáncer, pidió al juez que le permitiera, contra la voluntad de sus padres, someterse a un proceso de criogenización.

  • Sus palabras: “Puede que en un futuro encuentren una cura para el cáncer y me despierte. Es mi deseo”.

  • El asunto llegó a manos del juzgado a raíz de una disputa entre los padres.

  • El padre: “Aunque consiguiera volver a la vida, digamos en 200 años, podría darse el caso de que no encontrara a ningún pariente o que directamente no recordara las cosas”.

  • El juez responsable del caso valoró la valentía de la niña y autorizó su criogenización en Detroit, EEUU.

  • La niña fue informada días antes de morir de la decisión favorable del togado y tras su muerte fue congelada a -196ºC en una instalación que mantiene 150 cuerpos preservados.

Una niña de 14 años que murió de cáncer en el Reino Unido se convirtió en la primera menor del país insular en ser congelada criogénicamente después de que un juez accediera a su deseo de preservar su cuerpo para que en un futuro la ciencia pueda solventar su enfermedad y retornarla a la vida.

La adolescente, cuyo nombre no puede ser difundido, falleció el mes pasado. Ahora su cuerpo se encuentra congelado a una temperatura cercana a los 200ºC bajo cero en las instalaciones del Cryonics Institute de Michigan, Estados Unidos. Eso sí, lograrlo no fue sencillo, pues la menor se encontraba enfrascada en medio de una batalla legal que mantenían los progenitores -divorciados- a raíz del asunto. Mientras la madre sí estaba de acuerdo con el proceso el padre se oponía, pues no consideraba adecuados la decisión y el coste, que ascendía a 35.000 libras.

Se trata de un proceso histórico dentro del sistema judicial británico, y la niña, consciente de ello, decidió meterse de por medio para explicar directamente al juez qué es lo que pensaba sin tapujos. Le escribió una carta diciéndole lo siguiente:

Me han preguntado la razón de que tenga este inusual deseo. Tengo solo 14 años y no quiero morir, pero se que lo haré. Creo que siendo criopreservada tendré una oportunidad para curarme, aunque sea de aquí a cientos de años. No quiero que se me entierre. Quiero vivir, quiero vivir más, y pienso que en un futuro podrían encontrar una cura para mi enfermedad y devolverme a la vida. Quiero tener esta oportunidad. Es mi deseo.”

Solicitó a la Corte Suprema que diera a su madre la potestad de decidir qué es lo que se debía hacer con su cuerpo una vez fallecida. De hecho el propio juez encargado del caso, Peter Jackson, visitó a la niña en su lecho de muerte para asegurarse de que esto fuera así y de que estaba con plena conciencia. Al final este, conmovido por la valentía de la niña, dijo cómo murió en paz al saber que sus restos quedarían preservados para el futuro.

Zoe Fleetwood, la abogada de la niña, comentó a los medios cómo esta, una vez conocida la decisión del magistrado, le escribió para agradecerle la decisión y decirle que era un héroe. Se enteró del fallo judicial el 6 de octubre, apenas 10 días antes de fallecer. Lo suficiente para vivir sus últimos días en paz. De hecho la propia abogada dijo en público cómo estaba orgullosa de haber representado a la niña. A quien le reconoció una determinación extraordinaria.

Cuando le fue comunicada la decisión del juez a la niña, el 6 de octubre, se puso realmente contenta. Estaba encantada y quería ver al juez. Este la visitó al día siguiente. Me comunicó después de la reunión que se dirigió a él como “el héroe Peter Jackson” – Zoe Fleetwood

Tras su fallecimiento el cuerpo fue trasladado inmediatamente a la sede de Cryonics Institute, en Detroit, EEUU; y desde entonces ha sido sometido a un proceso lento de criogenización en nitrógeno líquido para conservar en correcto estado los tejidos internos. En estos momentos se encuentra almacenado junto a otros 150 cuerpos, siendo uno de ellos el del propio fundador de la compañía, Robert Ettinger; quien fue congelado con dos de sus esposas al fallecer a los 92 años.

Por el momento son 250 las personas que han pasado a este estado de preservación, siendo el primero el Dr. James Bedford en 1967. Un visionario que dio pie a películas como Forever Young, protagonizada por Mel Gibson. No obstante ya son miles los que han pagado por adelantado una plaza en las salas de criogenización, por lo que en el futuro el número de “pacientes” aumentará de manera significativa. Más aún teniendo en cuenta que la ciencia ha avanzado en este aspecto, dando con medicamentos adecuados para preservar las células del cuerpo. Estas sustancias conservantes son las que en el proceso sustituyen a la propia sangre, la cual es drenada junto con el resto de líquidos del cuerpo.

Aún a pesar de los avances en la materia el proceso sigue siendo muy controvertido, y especialmente en lo que respecta a la comunidad científica. De hecho nunca ha sido posible reanimar un ser humano o un mamífero congelado de esta manera.

El proceso de congelación se llevó a cabo “muy rápidamente” después de la muerte de la adolescente. Fue un proceso difícil y habrá quienes digan que la madre estaba en el momento del fallecimiento más interesada en ello que en velar a su hija, pero había muerto y había que actuar rápido para darle una oportunidad a la pequeña” – Fleetwood.

Fletwood comentó cómo el caso había llegado inicialmente a los tribunales el 26 de septiembre, y que debido a la urgencia de la situación se trató en poco más de una semana; siendo además este un caso realmente extraordinario que debía llevarse con sumo respeto hacia la familia. Por otra parte también añadió cómo el proceso no ha sentado jurisprudencia acerca de la criogenización, pues se trata de un caso de disputas.

Qué es la criopreservación, cuánto cuesta y cómo funciona

¿Qué es la criopreservación?

Se trata de un proceso médico que congela el cuerpo con hidrógeno líquido a -196ºc y que sustituye la sangre por compuestos anticongelantes. Su objetivo es evitar que las células del cuerpo se deterioren para que en un futuro la ciencia pueda descongelar los cuerpos, curar las enfermedades que llevaron al deceso y retornar a la vida al paciente. En estos momentos hay dos grandes organizaciones que llevan a cabo este proceso tan delicado: Alcor, situada en Arizona, EEUU; y Cryonics Institute, en Detroir, EEUU.

No obstante también existe la posibilidad de llevar a cabo el proceso en Rusia a través de KrioRus o en otras partes de EEUU contratando con Oregon Cryonics, empresa situada en Salem, Oregon; o con TransTime, compañía situada en San Francisco, California.

¿Cómo funciona la criopreservación?

El proceso debe comenzar una vez el cuerpo ha sido declarado legalmente muerto, iniciando toda la operativa dentro de los dos primeros minutos desde la parada del corazón -no pudiendo alargarse el inicio del tratamiento más allá de los 15 minutos-. El cuerpo debe ser embalado en hielo e inyectado con los productos químicos adecuados para reducir la coagulación de la sangre. En este estado se traslada a la instalación criónica, donde enfrían al paciente justo por encima de los 0ºC y reemplazan la sangre por una solución específica para preservar los órganos. En ese momento el cuerpo se somete nuevamente a otro proceso químico con la intención de detener el proceso de cristalización de los órganos y tejidos, algo propio de la congelación. A continuación se enfría el cuerpo a -130ºC para finalmente introducirlo en un tanque de nitrógeno líquido a -196ºC.

En ese momento todo ha acabado y el paciente durará en ese estado años, décadas o incluso siglos. Hasta que la ciencia consiga traerle de nuevo a la vida.

¿Qué probabilidades hay de éxito?

Aún hay mucho desconocimiento al respecto, pues como se ha comentado anteriormente no se ha podido aún descongelar un cuerpo con éxito. De ahí que muchos científicos piensen que no hay posibilidad alguna. No obstante ahí radica la baza de este sistema, en que da por hecho que hoy no es posible asumiendo que en un futuro sí lo será. Y viendo el avance de la ciencia y la medicina nadie sabe realmente qué puede pasar de aquí a unos años.

¿Cuánto cuesta?

En Cryonics Institute, donde la niña fue tratada, el coste medio se sitúa en los 35.000 dólares; a ella se le cobró un 30% más en concepto de transporte y otros. En cambio en la competencia, en Alcor, el precio se eleva a los 200.000 dólares por la preservación del cuerpo entero. Guardar solo el cerebro costaría entorno a los 75.000 dólares. Una vía más económica, sí, pero que requerirá más complicaciones de cara al futuro.

En Cryonics la membresía cuesta $ 120 al año, con un cargo inicial de $ 75 que permite la crioconservación al coste mencionado.

¿Cuánto tiempo hay que esperar para que las personas retornen a la vida?

Cryonics, Alcor y las instituciones del sector coinciden en que no hay una respuesta fija, pues podría ser cuestión de décadas o siglos. De todas maneras hay científicos que dicen que ni ahora ni en un futuro será posible por el daño que han sufrido las células.

En este caso en particular, donde la niña murió de un cáncer agresivo y extraño, la madre había conseguido reunir el dinero suficiente para comenzar con el proceso cuando fuera oportuno, pero teniendo en cuenta que se trata de una menor de edad hacía falta el consentimiento de ambos padres; algo a lo que el padre, que llevaba 8 años sin ver a la pequeña, se negó. Según él por las consecuencias de que su hija estuviera preservada criogénicamente y por los elevados costes, complejos de asumir para una familia media británica.

“Incluso si el tratamiento es exitoso y vuelve a la vida en, digamos, 200 años, puede que no encuentre a ningún familiar y no recuerde cosas. Puede que la dejen en una situación desesperada, y además estará en EEUU”, le llegó a decir el padre al juez Jackson.

Fuese como fuera el padre acabó dando a torcer el brazo por cumplir el último deseo de su hija. Además, tal y como se ha comentado anteriormente, el caso no ha sentado un antecedente en lo relativo a la criogenización, pues ha estado básicamente relacionado con una disputa entre padres y el derecho a decidir de un menor. Razón por la que el juez ha sugerido recientemente que se debería regular al respecto de la preservación criogénica, revelando incluso que la administración del hospital de Londres en el que murió la niña tenía sus dudas acerca del deseo. Más que nada porque no se habían enfrentado a un caso similar antes y porque no había leyes al respecto. Es decir, no sabían cómo proceder.

La niña, que vivía en el área de Londres con su madre y tenía una forma rara de cáncer, fue diagnosticada en agosto de 2015; y si bien no se sabe a ciencia cierta cuál es el proceso postmortem exacto llevado a cabo sí se sabe que a los pacientes se les cubre la cabeza con bolsas de hielo para enfriar el cerebro. Posteriormente se drena la sangre y se reemplaza con anticongelante. El procedimiento es un tanto controvertido, pero aparentemente es legal, aunque no esté regulado.

He recibido información sobre los procedimientos que se llevan a cabo en el cuerpo después de la muerte que serían perturbadores para muchas personas” – Juez Jackson.

La adolescente, cuyo nombre no ha trascendido a los medios por razones legales, era considerada por sus compañeros de clase como una chica alegre y cariñosa que amaba reírse. Ahora su cuerpo está suspendido dentro de un tanque de nitrógeno líquido en Detroit a la espera de que en un futuro su alegría pueda volver a ver el sol, aunque sea en cientos de años.

Las notas del caso indican cómo su cuerpo fue empacado en hielo seco, llegando a las instalaciones en una cámara de almacenamiento en frío rellena de hielo seco a -78ºC. Justo antes que los dos últimos pacientes de la empresa: el nº144, que era una mujer de 56 años cuyo cuerpo llegó en un jet privado; y el nº145, una mujer de 78 años cuyos restos llegaron a las instalaciones en menos de dos horas tras su fallecimiento.

El grupo encargado de ejecutar toda la operativa postmortem y las gestiones oportunas en el Reino Unido es Cryonics UK, una entidad sin ánimo de lucro cuyo propietario es Tim Gobson, un visionario de 45 años que entrena a sus colaboradores para preparar los cuerpos de manera precisa. Además compartirá una visión muy diferente al respecto del proceso que la que tiene Martin Ingvar, neurocientífico cognitivo en el Instituto Karolinska de Suecia, quien dijo que el proceso criogénico estaba destinado a fallar, acusando a sus practicantes de charlatanismo.

“Cuando miras el cerebro, con 100 mil millones de células y 10.000 enlaces entre estas y otras células no hay manera humana de proceder para restaurarlo todo” – Martin Ingvar.

La chica, de 14 años, es la paciente nº143 en el centro de criogenización de Detroit. Pero, ¿su cuerpo llegó con retraso por un trámite?

En la página web de Cryonics Institute se ve a la paciente descrita únicamente como “paciente nº143”. Y bueno, las notas que acompañan al caso suenan a pura película de ciencia ficción: “embalado en hielo seco”, “colocada en un “cryostat” -la cámara de almacenaje en frío”, etc. No obstante lo curioso del asunto es que su llegada a Detroit parece que se vio retrasada por un trámite burocrático, pues tardó nada más y nada menos que 8 días en llegar a su destino. Por lo visto todo se debió a un permiso en el transporte.

Las notas del caso detallaban la llegada de la “paciente 143 … una mujer de 14 años de Londres”. La cifra hace alusión al número de pacientes que ha habido antes de ella en esa instalación, siendo exactamente 142. Así mismo las notas aclaran que la familia contrató a Cryonics UK para la espera, el enfriamiento y el transporte del paciente a suelo norteamericano. Este grupo fue también el encargado de llevar a cabo la inyección de los compuestos anticongelantes en el cuerpo para detener la formación de hielo en los tejidos.

Finalmente llegaría a su destino el 25 de octubre a las 5 p.m., tras lo cual su cuerpo fue colocado en la cámara de refrigeración; controlada por un ordenador para enfriar progresivamente la temperatura del nitrógeno líquido. Una vez en el criostato para almacenamiento a largo plazo su cuerpo fue congelado en 24 horas. Tiempo necesario para alcanzar cautelarmente los -196ºC.

¿La congelada “fuente de la juventud” o la falsa esperanza para aquellos desesperados por vivir para siempre? El controvertido método criónico pone a las personas suspendidas en el tiempo esperando un milagro médico

Es ilegal colocar un ser humano vivo en preservación criónica, y el proceso solo puede llevarse a cabo una vez el paciente ha sido declarado muerto. ¿Funcionará? Solo la ciencia del futuro podrá dar la última palabra al respecto. Por el momento gran parte de la comunidad científica no ve con buenos ojos la controvertida técnica.

Según los expertos, no hay evidencia de que un cuerpo humano entero pueda sobrevivir al proceso:

“La crioconservación es una tecnología notable que nos permite almacenar células vivas, casi indefinidamente, a temperaturas ultra bajas. Tiene muchas aplicaciones útiles en la medicina del día a día, como la criopreservación de células sanguíneas, espermatozoides y embriones”

Hemos aprendido que para sobrevivir al proceso las células tienen que ser tratadas con anticongelantes especiales no tóxicos y de manera muy específica. De hecho, si quieren sobrevivir, las células congeladas no están “congeladas” – no deben contener cristales de hielo, que de otro modo las matarían invariablemente”.

Sin embargo, la crioconservación aún no se ha aplicado con éxito a grandes estructuras, como los riñones humanos para el trasplante, porque aún no hemos podido producir adecuadamente el equipo adecuado para optimizar todos los pasos. Es por eso que tenemos que decir que por el momento no tenemos evidencia objetiva de que un cuerpo humano entero pueda sobrevivir a la crioconservación”.

– Barry Fuller, profesor de Ciencias Quirúrgicas y de Medicina en la UCL –

Casos célebres

Matheryn Naovaratpong, de Tailandia. Se cree que es la persona más joven jamás preservada criogénicamente. La niña, después de que no se despertara una mañana en abril pasado, fue ingresada en un hospital de Bangkok, donde fue diagnosticada con una forma agresiva de cáncer; tenía un tumor de 11 cm en el lado izquierdo de su cerebro.

Kim Suozzi, 23 años, de San Luis, EEUU. Esta chica ignoró los deseos de su familia religiosa y decidió preservar su cabeza en un lugar de almacenamiento criogénico. Diagnosticada con una forma agresiva de Glioblastoma multiforme Kim murió el 17 de enero y pasó las últimas dos semanas de su vida en un hostal en Scottsdale, Arizona, para estar cerca del centro de criopreservación que eligió. Kim había utilizado el sitio web Reddit para recaudar con éxito los fondos que necesitaba para llevar todo el proceso a cabo.

El matrimonio británico que quiere volver de la muerte

Sylvia y Alan Sinclair

Sylvia Sinclair se cree que es la primera mujer británica congelada con la esperanza de ser revivida en un futuro. Su cuerpo fue llevado al instituto Cryonics de Michigan después de que muriera de cáncer de pulmón con 66 años en 2013. Era la paciente nº117 del centro. Su esposo Alan , de 78 años, y ella, se interesaron por la criónica a través de un reportaje de televisión.

Alan comentaría en una entrevista tras fallecer su esposa: “Al instante pensé que era una buena idea y Sylvia estuvo de acuerdo. Estuvimos casados por 46 años y la extraño desesperadamente. Aunque sea en 200 años nos volveremos a reunir. Nadie quiere morir, pero despertar en otra vida con la mujer que amas sería absolutamente encantador.” Sin lugar una historia de amor como pocas.

Fuentes: Canguro Rico | Waitbutwhy

Infografía del Proceso de Criopreservación

Aunque está en inglés es fácil entender el proceso por el que con un sistema de compresión torácico externo, se ayuda a que la sangre siga circulando, se evita la coagulación y se ayuda al cuerpo a absorber el líquido criopreservante.

proceso-de-criopreservacion

Congreso Internacional de Criopreservación

En noviembre de 2017 se celebró el congreso internacional de Criogenización en Suiza, donde organizaciones internacionales explicaron su actual estatus, avances, acuerdos con hospitales y gobiernos, así como marco legal.

Actualmente los procesos de criopreservación están liderados por Estados Unidos donde dos organizaciones: Alcor Life Extension Foundation y Crionics Institute tienen la mayoría de pacientes criopreservados del mundo.

Podéis ver el video de presentación en el Congreso de Basilea, de la Fundación Vidaplus, donde llevan a cabo actividades de investigación en criopreservación

Concepto de Muerte Real, muerte no Binaria e InfoDeath

En el ebook sobre Introducción a la criogenización podemos ver un análisis de las diferencias de concepto entre muerte legal y muerte real. En resumen podríamos decir que existe un periodo de tiempo (Quizá minutos) donde no está claro que se haya pérdido la conciencia y conocimiento del cerebro de una persona. Este punto es posterior al de la muerte clínica, y quizá podría preservarse mediante las técnicas de las que hablan los criogenicistas. En el ebook podéis ver más información, así como en este gráfico resumen.

concepto-de-muerte-real-vs-muertebinaria