Escrito por

Pashmina

Desde hace infinidad de años las llamadas Pashminas, que son lo que nosotros conocemos vulgarmente como chales, bufandas o capas, han sido elaboradas en algunas zonas del Himalaya, como Cachemira y Nepal, donde abunda un tipo de cabra, la changtangi, cuya lana es infinitamente más fino, suave  y a la vez resistente que la lana de las ovejas. Cuando las cabras cambian su pelaje en primavera se recoge el vellón y se separan las hebras mas rígidas de las más finas, y con estas se, una vez teñidas se tejen y tiñen, antiguamente y en algunos lugares aún a mano, pero generalmente ya de una manera industrializada. Son prendas que apenas pesan, se pueden utilizar de distintas maneras y proporcionan un abrigo que no parece creíble al ver su sutileza. Vamos a ver en este artículo los diferentes tipos y las diferentes formas de llevarlas.

En ocasiones para lograr Pashminas más elegantes se mezcla la lana con seda, aportando un toque más glamuroso, pero siempre hay que tener cuidado al elegir la que vamos a comprar ya que existen increíbles y malas  imitaciones que no tienen ninguna de las cualidades de las originales, ni lucen igual En cuanto a su cuidado, y dado la finura de sus componentes, lo mejor es llevarlas a un buen tinte que las tratarán con la delicadeza que la prenda se merece.

  • Enrollada al cuello: Es la más abrigada de todas, sobre todo si padecemos de la garganta. Doblamos a la largo la Pashmina por la mitad, nos la colocamos detrás del cuello, de forma que cuelgue a la misma altura por ambos hombros, y vamos pasando un lado hacia el contrario y viceversa. Cuando ya no queden más vueltas solo queda ocultar los extremos por debajo de la misma.
  • Anudada al cuello: Este estilo es muy moderno y desenfadado, sencillamente haya que colocar la Pashmina por detrás del cuello, y o bien realizar varios nudos con los extremos y dejar que cuelgue por delante, o bien, anudarlos solamente una vez y dejar que caigan por encima de uno de nuestros hombros.
  • Estilo Chal: Esta es la forma más elegante de usar una Pashmina, lo primero a tener en cuenta es que esta debe ser grande, ya que se trata de colocarla extendida por encima de los hombros y cubriendo la espalda. Al estilo de un exquisito mantón de Manila.

Como podréis ver en las fotos hay infinidad de manaras de usarlas, cada uno que elija el estilo que más le gusta, o echadle imaginación que una Pashmina da mucho juego a la hora de lograr un moderno look, ya que combinan bien con todo, vestidos, blusas, trajes de chaqueta, faldas, pantalones de vestir o vaqueros, y con zapatos de tacón, botas, bailarinas o playeras. ¡Ah! y recordad valen para verano e invierno, dependiendo siempre de la mezcla de tejidos de que estén hechas, e incluso podemos lucirlas a modo de tocado. Os dejamos un ilustrativo vídeo.

Imágenes | Pashmina