Escrito por

Implante biónico devuelve la visión a los ciegos en escala de grises

Quienes tengan unas décadas encima recordarán a Steve Austin El Hombre de los Seis Millones de Dólares, un piloto de pruebas que tras un accidente es transformado en un ciborg, con un brazo, las piernas, y un ojo biónico, la operación había costado seis millones de dólares, de ahí el nombre de la serie. Ese ojo le permitía una vista telescópica e infrarroja. Hablamos de una serie de TV de 1978, pero ya no se trata de vieja ciencia ficción, ya que acaban de lanzar unos implantes oculares que podrían devolver la visión a personas que la hayan perdido por alguna falla en la retina. Con este implante podrían ver en diferentes niveles de una escapa de grises.

image

Actualmente existen en el mercado unos implantes que cuestan alrededor de 100 mil dólares, los Argus II de Second Sight, y requieren una operación de 4 horas, más la utilización de unos anteojos que serían los que captan la imagen y la envían al implante ocular. Pero el nuevo desarrollo, Bio-Retina, desarrollado por Nano Retina, es una mejora digna de historias de ciencia ficción. No requiere una cámara externa, sino que el implante va dentro del ojo, sobre la retina, y es instalado tras una operación de apenas 30 minutos. Aparte que costará la mitad.

image La idea es poder devolver la visión a quienes han sufrido una degeneración de la retina. La Bio-Retina se compone un sensor de luz de una resolución de unos 576 pixeles insertado sobre la retina que ha perdido la sensibilidad a la luz, y por ende ha dejado de funcionar; este sensor cuenta con 576 electrodos que son implantados directamente en el nervio óptico. Un procesador de imágenes dentro del implante biónico se ocupa de transformar cada pixel en un pulso eléctrico que son codificados de una forma que el cerebro puede percibir una imagen en escala de grises.

Algo interesante es cómo se alimenta de electricidad el sensor en cuestión. La Bio-Retina viene con un par de lentes correctivos que están modificados para que disparen un haz de láser a través del iris hacia una célula fotovoltaica, instalada sobre el sensor, que produce unos tres milivatios. El láser en cuestión sería infrarrojo, por lo que no sería visible, ni dañino.

Por ahora el sistema ha sido probado en otros animales, las pruebas en humanos comenzarán en 2013. Al mismo tiempo hay diversos grupos de investigación trabajando sobre el tema, con más electrodos, y por ende una mejore resolución de imagen final, si bien todavía no hay avances para producir una imagen a color. También habría que mejorar el sistema energético, ya que si bien es interesante, más lo sería si se puede evitar el uso de los anteojos-láser. Los dejo con un video de la Bio-Rerina.

Vía ExtremeTech

Artículos recomendados

 

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos