Escrito por

Las caries empezaron con el hombre de hielo

Las gachas tienen la culpa de las caries que plagaban los dientes del pobre Ötzi , también conocido como el Hombre de Hielo, quien fuera descubierto en 1991 en el valle de Ötz, en los Alpes italianos.

En un análisis utilizando un tomógrafo computado se pudieron estudiar sus dientes y encías, y al parecer, este sufrido individuo también tenía problemas allí.

El famoso Ötzi estuvo congelado durante más de 5200 años, hasta que fue descubierto por dos alpinistas alemanes en la frontera entre Suiza e Italia.

hombre de hielo

Ötzi generó mucho revuelo desde su descubrimiento, ya que no sólo se trata de la momia más antigua de Europa, sino que el perfecto estado de conservación en que fue encontrado les ha permitido a los científicos poder identificar desde su última comida hasta el momento justo de su muerte. El año pasado incluso se descubrieron en él los restos de sangre más antiguos.

hombre de hielo El pobre Ötzi era un desastre médico. Con unos 45 años de edad, tenía los pulmones oscuros de aspirar el humo de los fogones, una punta de flecha clavada en el hombro izquierdo, estaba repleto de moretones, heridas en las manos, y hasta un golpe terrible en la cabeza.

Se cree que murió luego de un enfrentamiento con algún grupo rival en el que no le fue nada bien, seguramente estuvo agonizando de sus heridas largo rato en las cumbres nevadas de los Alpes. A esto tenemos que agregarle ahora, que sufría de caries.

Los científicos analizaron los dientes de Ötzi en busca de más información sobre el pasado de esta momia emblemática de su Edad de Bronce. El estudio de los dientes puede indicar qué comía, dónde vivió, donde nació, cómo creció, si sufrió enfermedades, etc. Al parecer sus dientes eran un desastre.

Había perdido uno en una caída o algún otro accidente tiempo atrás, y tenía un molar roto, que seguramente se le rompió por alguna piedrita escondida en un pan o en las gachas que solía comer.

Las gachas también fueron las culpables de otro problema visto en los dientes de Ötzi: las caries. Sus dientes estaban gastados de comer granos, y también tenían evidencias de haber sido utilizados para trabajos como cortar cuero, o aferrar herramientas con la boca.

Los resultados del estudio fueron publicados en el European Journal of Oral Sciences, y sugieren que no sólo tenía caries, sino una infección en las encías, que le había comido parte del hueso. El consumo de avena y otros cereales son la explicación para el aumento en la frecuencia de caries en los dientes humanos desde esa época hasta el presente.

Fuente: Science

Artículos recomendados