Escrito por

56 estrellas en la cara

nota-3

El caso de Kimberley Vlaemink conmocionó a más de uno hace varios días. Se trató de una joven belga que fue a una casa de tatuajes a hacerse tres pequeños puntos en el rostro y se encontró con 56 estrellas. Ella cumplía 18 años y su padre le regaló el tatuaje que consistía en tres puntos en la cara como parte de una tradición familiar.
El tatuador la convenció que en lugar de los tres puntos se hiciera estrellas, y ella accedió.
Durante un proceso tan delicado como es realizarse un tatuaje facial la joven Kimberley se había quedado dormida, al levantarse vio que tenía en su rostro 56 estrellas y se horrorizó.
Inmediatamente el padre denunció al autor del tatuaje Roustain Toumaniantz (37) del local “Tatto Box” en Kortrijk, Bélgica, por que según la “victima” había sigo tatuada contra su voluntad. A cambio exigieron una remuneración de £9.000 (unos 10.564 euros) por los daños causados. La cirugía para remover esto costaría £8.500.
El tatuador Rouslain Toumaniantz, afirmó que en realidad la chica se asustó, pero que ella misma fue la que le pidió esas estrellas: “Tatuarte tu cara es tan doloroso que dormirse está fuera de cualquier posibilidad”.
Pasaron varios días con la duda, no se sabia de quien había sigo la culpa. Pero la verdad llegó rápidamente. La mentira de la adolescente belga con sus 56 estrellas tatuadas en su rostro no duró más de una semana su confesión fue ante una cámara de la cadena de televisión holandesa Ned3 que ella creía estaba apagada.
Kimberley reconoció que “parte es verdad y parte es mentira”, confesó que le gustaron todos los tatuajes menos las estrellas de la nariz. Nunca se había quedado dormida, sino que lo había dicho para que su padre no la castigara.
Ahora falta que esta grabación sea considerada prueba legal para el caso, y que el tatuador pueda continuar inspirando confianza en sus clientes.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos