Cómo evitar (o combatir) el aburrimiento sexual

Cuando las relaciones comienzan a consolidarse, o con el paso de los años juntos, comienza a aparecer un temor frecuente al aburrimiento sexual y que éste pueda derivar en problemas de pareja. En este artículo vamos a compartiros algunas ideas que pueden resultaros útiles para evitar o combatir esta posibilidad.

El aburrimiento sexual no tiene por qué estar relacionado con la potencia, con las habilidades o el buen hacer. Simplemente, con el paso de los años, es posible que en cualquier pareja surja el interés por añadir algo nuevo a la relación para evitar el tedio y el desinterés, tanto propio como en la pareja, a nivel íntimo.

Ante todo, calma

Sé que puede asustar mucho sentir que algún pilar de la relación se tambalea y que da vértigo pensar que puede terminarse todo, con lo bien que va o la seguridad y complicidad que ya se ha podido obtener a nivel de pareja. Por ello, lo primero es calma.

Que la vida sexual de una pareja oscile es de lo más común y habitual, tanto en unos como en otros. Esto no quiere decir que la relación vaya a terminarse, si no que forma parte de un ciclo al que hay que prestar atención para ver cómo se sienten ambas partes y qué se puede hacer si esto está generando malestar.

La comunicación siempre es un pilar fundamental en cualquier relación, en la de pareja no se queda atrás. Por lo que además de hablar de cómo se siente cada uno con respecto a esto, también se puede investigar en conjunto qué es lo que ha derivado en esta situación de inapetencia o desgana. Por ejemplo, la rutina laboral y doméstica, poco tiempo de disfrute fuera del día a día o de la cama, el mismo tipo de seducción, la misma forma de hacer las cosas siempre (posturas, estimulaciones, etc.), la sensación de que uno está repitiendo el mismo guion en cada ocasión y no hay espontaneidad, etc.

Formas de combatir el aburrimiento en el sexo

Uno de los grandes peligros de normalizar el aburrimiento en las relaciones es que acabe por ser la tónica general, es decir, que se pierda definitivamente el erotismo, que uno se sienta poco deseable y atractivo, que cueste más poder encontrarse de una forma íntima… Y esto sí que podría derivar en un problema en la relación de pareja.

Introducir variaciones

Lo que sí nos da los años en pareja con la misma persona es que se acaba aprendiendo y perfeccionando la técnica para llegar al orgasmo, rápidamente y de forma efectiva. ¿Eso es suficiente? Al final, no. El cuerpo termina saciado pero el sexo no solo es descarga, el sexo es encuentro, es seducción, es saberse deseado y tocado de una forma que va más allá de lo físico.

Por tanto, llega el momento de introducir variaciones en la manera en la que os encontráis. Cambiar de postura, de lugar de encuentro, evitad el guion preestablecido, animaros a probar juegos y roles, crear una caja donde podáis incluir papelitos donde escribáis vuestras fantasías y para cada encuentro sacad uno para llevarlo a la práctica, etc.

Probar cosas nuevas

Recurrir a complementos y juguetes eróticos siempre es una buena idea, hay tantos tipos que aburrirse será totalmente imposible. Lubricantes de sabores, aceites de masaje, anillos vibradores… las opciones son casi infinitas. Desde Diversual nos cuentan que aunque cualquier juguete puede usarse en pareja, los vibradores de pareja están especialmente diseñados para dar placer a los dos de forma simultánea y son unos de los más demandados para añadir diversión y placer en pareja.

Reavivar el deseo

El deseo no solo es sexual, es deseo del otro, son las ganas de seducir y ser seducido/a, es tener ganas de tocar y besar, de pasar tiempo, de reírse juntos, de sorprender y ser sorprendido/a. A veces, lo que más se necesita es poder volver a reencontrarse en otros espacios que no son la cama compartida, es poder tener tiempo de calidad con la otra persona, recuperar la complicidad. En función de cómo uno está con su pareja, el apetito sexual también varía.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar