Escrito por

Ancestro de los simios antropomorfos de hace 12 millones de años

Hace 11,9 millones de años vivió en España un primate que podría ser el ancestro común para todos los grandes simios actuales, es decir, chimpancés, bonobos, orangutanes, gorilas y nosotros los humanos.

El fósil en cuestion, descubierto en 2002, fue bautizado con el nombre científico de Pierolapithecus catalaunicus.

Científicos españoles y estadounidenses estudiaron la anatomía de este antiguo primate y descubrieron que la forma de su pelvis está muy relacionada con la del grupo primate al que pertenecemos, y que se separó del resto de los primates por la época en que vivió el Pierolapithecus.

image

Al parecer, según los autores, su anatomía lo ubica en los inicios del camino evolutivo que siguieron los grandes simios o simios antropomorfos y que los separó del resto de los primates.

Pierolapithecus catalaunicus En el estudio publicado en Journal of Human Evolution, Ashley Hammond y colegas examinaron los fósiles de Pierolapithecus valiéndose de un escáner láser que creó un modelo computarizado en 3D de todos los fragmentos de la pelvis, de forma que les permitió compararlo con todas las especies vivientes de primates para conocer el verdadero parentesco de este fósil de hace casi 12 millones de años.

Hace unos 22 a 15 millones de años, vivió otro primate llamado Proconsul, que se cree sería un ancestro más antiguo y de un grupo mayor, que también incluye a los gibones, pero que ya nos separaría de los monos, que son los primates con cola.

Los autores del estudio compararon al Pierolapithecus con la especie Proconsul nyanzae, y se pudo ver que tenían un hueso ilíaco más ancho. Este hueso es el más grande de la pelvis, y está relacionado con el balance lateral y la estabilidad para caminar valiéndose de los brazos. Sin embargo, los dedos de Pierolapithecus no son como los de los grandes simios actuales.

Al parecer, Pierolapithecus trepaba mucho de forma vertical, pero no estaba capacitado para quedar suspendido como lo hacen los grandes simios actuales. En la actualidad, los chimpancés, orangutanes, bonobos y gorilas, utilizan sus brazos para balancearse entre las ramas, saltando hacia las más bajas. Pero Pierolapithecus no contaba con los dedos largos y curvados necesarios para esta actividad, por lo que ese comportamiento debe haber evolucionado más recientemente.

Fuente: ScienceDaily

Artículos relacionados

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?