Escrito por

Por qué estamos obsesionados con el apocalipsis zombie

La temática zombie no pasa nunca de moda. Siempre surge algo, una película, novela, cuento, serie de TV, e incluso noticias de la vida real que hacen saltar los servidores y los centros de comunicación de centros de control de enfermedades como ocurrió en Estados Unidos en 2011. Son un monstruo legendario-ficticio como cualquier otro, como los vampiros o los hombres lobo. ¿Por que tanta obsesión con los zombies? Según Angela Becerra Vidergar, quien está haciendo su doctorado en literatura comparada, la culpa es de la Segunda Guerra Mundial.

zombies

Los zombies, así como los conocemos, se han popularizado con la saga de películas de muertos vivientes que lanzaron el director George Romero y el guionista John Russo a partir de 1968, con su primera La noche de los muertos vivos. Si bien los zombies venían tratándose en la literatura y en el cine desde mucho antes. Pero según un estudio que analiza y compara historias de desastres masivos en la cultura popular ha descubierto que desastres reales como los ocurridos en la Segunda Guerra Mundial, como el Holocausto, Hiroshima, Nagasaki o Dresde, generaron nuevas formas de comprender la capacidad humana para la violencia, instalando la duda sobre el lado positivo de la sociedad moderna.

Estos desastres de la Segunda Guerra Mundial nos dejaron una marca emocional y una fijación cultural sobre la ficcionalización de nuestra propia muerte como sociedad, como civilización y como especie. Luego de la Segunda Guerra, proliferaron las historias de ciencia ficción sobre desastres nucleares, otro de los tópicos más populares en la ficción de desastres, el post apocalíptico. Al grado de que también han trastocado a la sociedad actual, como en el caso de los llamados Preppers, gente que tiene refugios nucleares bajo su casa, repletos de alimentos y armas, para estar preparados para el fin del mundo como lo conocemos.

Es la misma razón que nos lleva a que el tan proclamado final del mundo en diciembre de 2012 fuese tan creído y generase tanta ansiedad, acompañada de mucha ficción, y de los estafadores de turno también. Esto, a pesar de que el año 2000 tampoco había traído el fin del mundo. Si bien la gente cree cosas más “reales” que un apocalipsis zombie, Videgar descubrió que los muertos vivientes daban cuenta de una gran porción de la cultura popular post apocalíptica. “Los zombies son importantes como un reflejo de nosotros mismos”, dice Videgar. Según Videgar, a pesar de que los posibles futuros son más apocalípticos que positivos, la gente sigue ubicando en ellos a sobrevivientes que luchan por seguir con vida luego del “fin del mundo”. Un poco de esperanza queda, al parecer.

Fuente: LiveScience

Artículos recomendados