Escrito por

Cómo desviar un asteroide asesino con pintura en aerosol

Un trabajo de pintura fresca podría ser lo único que necesitamos para prevenir que un asteroide gigante se estrelle contra la Tierra y desencadene una extinción masiva como la que se llevó a los dinosaurios. Por muy raro que suene, la estrategia podría utilizarse, y no en una novela de ciencia ficción, sino en el mundo real, ya que se valdría del fenómeno conocido como el efecto Yarkovsky, nombrado así en honor al ingeniero ruso que lo descubrió en 1902.

asteroide

El efecto Yarkovsky es el resultado del hecho de que los asteroides se recalientan con la luz del sol. La forma en que absorben la radiación solar en una de sus caras, produce un desequilibro ligero, que con el paso del tiempo termina alterando la trayectoria del asteroide. Una capa de pintura muy delgada alcanzaría para desestabilizar la órbita todavía más, y alejarlo de un encuentro seguro con la Tierra, según dice el ingeniero aeroespacial David Hyland, de la Texas A&M, quien viene estudiando el tema con un grupo de colegas desde hace varios años.

El Sistema Solar está plagado de asteroides que dos por tres, terminan pasando cerca de nuestro planeta. Algunos incluso se chocan con la Tierra, pero por lo general no llegan a sobrevivir a su encuentro con la atmósfera. Pero los grandes son los que preocupan a los científicos, esos tan grandes como el que acabó con los dinosaurios. Por ejemplo, el próximo 15 de febrero, el asteroide 2012 DA14 pasará tan cerca del planeta que estará a la misma distancia que algunos satélites en órbita. Pero hay un equipo de científicos que monitorean a todos estos objetos cercanos, es el proyecto NEO, que por ahora sólo tienen marcado un asteroide como potencial amenaza, y es el Apophis, de apenas unos 325 metros de largo, y que existe una posibilidad en 10 millones de que nos impacte en 2036.

Se han barajado muchas ideas para deshacernos de la amenaza de un asteroide asesino, incluso detonando bombas atómicas en él, ahora un equipo de investigadores quiere lanzar una misión para probar los efectos de pintar a un asteroide para repelerlo mediante el efecto Yarkovsky. La radiación solar, o la cantidad de luz que incide sobre un asteroide produce un efecto curioso mientras los asteroides rotan, y es que la superficie que ha sido calentada por el Sol se mueve para el lado del espacio vacío e irradia fotones infrarrojos. Esos fotones, por más que no tienen masa, generan un diminuto empuje, que a lo largo del tiempo puede cambiar la órbita del asteroide. Al pintarlo, se podría aumentar ese empuje y alterar la trayectoria por completo.

Pero así de fácil que parece, no resulta tan sencillo, ya que no cualquier pintura funcionaría en el espacio. Las tradicionales en base a agua o petróleo, se vaporizarían al ser expuestas al vacío del espacio. Hyland y colegas sugirieron un polvo seco cargado eléctricamente. Esto se aprovecharía del viento solar, que envía el Sol con partículas cargadas de forma constante y que baña todo en el Sistema Solar. Este viento le daría una carga positiva al asteroide. Luego un satélite podría disparar pintura a través de un cañón triboeléctrico, que es tan delgado que fuerza a las partículas a frotarse contra las paredes y así conseguir electrones extra, de forma que se cargan negativamente. Una vez bañado con la luz ultravioleta del sol, las partículas de pintura se derretirían y se unirían para cubrir al asteroide con un nuevo color.

Hyland y colegas buscan fondos para una misión que podría lanzarse en 2021 a la caza del posiblemente peligroso asteroide Apophis. Primero probarán la técnica en la Estación espacial internacional o en una órbita baja, hacia 2014 o 2015, con la ayuda de la NASA y del instituto KACST de Arabia Saudita, que diseña satélites. Habrá que ver si funciona como método, si bien tanto otros expertos, como los mismos autores del estudio creen que este sería sólo uno de los métodos para desviar un asteroide que amenace a la vida sobre la Tierra.

Fuente: Wired

Artículos recomendados

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos