Escrito por

Flores que lanzan semillas en las gotas de lluvia

La evolución a veces genera mecanismos de relojería tan precisos y bellos, que le dan pasta a aquellos que dicen que está dirigida por una mano divina, y no por la pura e irracional selección natural basada en el azar. Uno de esos casos es el de las plantas Chrysosplenium echinus que cuenta con unas flores cónicas que se valen de las gotas de lluvia para esparcir sus semillas. El agua de lluvia se acumula en estas flores, entonces las gotas producen salpicaduras que pueden lanzar a las semillas hasta a un metro de distancia, que es 10 veces la altura de la planta.

image

Para poder comprender cómo logran esta hazaña, un grupo de científicos estudio con detenimiento el proceso, valiéndose de una cámara de video ultrasensible. Así vieron que esas especie de copas que forman las flores de las Chrysosplenium puede redirigir a las gotas de lluvia a una velocidad cinco veces superior a la que las llevó hasta allí. Desde el cielo caen a unos 29 kilómetros por hora, y de la flor terminan saliendo a unos 144 kilómetros por hora.

La forma de la flor es la que ayudó a los científicos a comprender cómo puede lograrse este efecto. La inclinación de las paredes de cada flor ayuda a maximizar la velocidad a la cual las gotas viajan luego de la salpicadura. La curvatura del cono crea un efecto chorro que concentra la salpicadura en una dirección. Según Guillermo Amador, uno de los investigadores que participaron en el estudio, el efecto chorro crea un jet de agua que captura las semillas y las envía lejos de la planta. Según los autores del estudio, esta capacidad puede haber evolucionado por la baja altura de las plantas, que no pueden depender del viento para esparcir sus semillas. Abajo pueden ver un video de cómo sucede esto.

Fuente: LiveScience

Artículos recomendados

 

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos