Escrito por

Perseidas: cómo ver la lluvia de meteoros

Las Perseidas son una lluvia de meteoros que, como todos los años, tienen su pico de actividad hacia mediados de agosto. ¿Dónde y cuándo pueden verse mejor?

¿Dónde y cuándo verlas?

Para ver las Perseidas, lo mejor es situarse lo más al norte posible pero, con paciencia y suerte, también es posible descubrirlas en los cielos meridionales.

Más allá de la latitud, es crucial buscar un lugar oscuro. El término “lluvia de meteoros” genera, muchas veces, la idea de una cantidad deslumbrante de estrellas fugaces cayendo sobre las cabezas más imaginativas.

La tasa máxima de meteoros, en el caso de las Perseidas, es de 75 por hora. Y esto es, en sus días pico de actividad, y con un cielo oscuro libre de contaminación. De otra forma, en la ciudad, o fuera de los días pico, sería motivo de gran festejo ver el paso de una perseida.

Por eso, lo óptimo es situarse al norte, fuera de la ciudad, y entre las noches del 11 y 12 de agosto.

La recomendación para elegir un momento de la noche es un par de horas antes del amanecer. Sin importar la latitud, será una buena hora: Perseo se encontrará alto, cerca del cénit en el caso del hemisferio norte, o en su máximo punto, en el caso del hemisferio sur.

Recordemos que cuando los objetos se encuentran los más alto posible (cénit) es el mejor momento para verlos, porque se desprenden de turbulencias de la atmósfera y del brillo de la superficie.

De cualquier forma, también puede realizarse la observación en las horas previas, especialmente en el hemisferio norte, donde Perseo se eleva unas pocas horas luego del atardecer.

¿Para dónde ver?

Todas las lluvias de meteoros parecen surgir de un punto que se llama radiante. El radiante de las Perseidas se encuentra entre la constelación de Perseo y Cassiopeia, esto es, hacia el noreste.

Las Perseidas en el hemisferio norte, en la madrugada.

Cuanto más al norte del planeta se encuentre el observador, más arriba habrá que buscar a Perseo en el cielo de la noche. Por eso, los observadores del hemisferio sur tienen menos chances de ver las Perseidas: en el sur, el radiante apenas se eleva (o no se eleva, si es muy al sur) sobre el horizonte del norte, cuando faltan pocas horas para el amanecer.

Para ubicarse un poco más, no muy lejos de la zona del radiante, pero más hacia el este, puede ubicarse también al cúmulo abierto de las Pléyades. A poco del amanecer se elevarán Júpiter, la Luna (cuyo débil brillo no molestará para las observaciones) y, al final, Venus.

De este punto invisible se dispara cualquier perseida visible, en todas direcciones del cielo. Por eso los observadores del hemisferio sur pueden también ver algunas estrellas fugaces.

¿De dónde vienen los meteoros?

Las lluvias de meteoros son eventos que suceden todos los años, porque la Tierra pasa por una zona de su órbita cubierta por restos. Estos restos pertenecen, en este caso, al cometa 109P/Swift-Tuttle.

Una perseida fotografiada en 2001 por Rick Scott y Joe Orman

A pesar de que el cometa no se encuentra próximo a la Tierra, su cola intersecta la órbita terrestre dejando los escombros de polvo que luego se desintegrarán en nuestra atmósfera.

No olvidemos que la Tierra se traslada a 30 kilómetros por segundo, y a esa velocidad de choque hasta las más pequeñas partículas desprendidas por el cometa Swift-Tuttle se encienden y se convierten en meteoros que se desintegran a 60 kilómetros por segundo en nuestra poderosa atmósfera.

Otras cosas para no perderse

Una observación seria de una lluvia de meteoros significa pasar horas viendo el cielo. Siempre es bueno acostumbrar el ojo a la oscuridad para que capte el paso de más estrellas fugaces. Aprovechando esto, no sería mala idea dirigir la vista hacia otros objetos del cielo.

Si no se dispone de telescopio, será igualmente gratificante encontrar cerca del radiante de las Perseidas a las siempre deslumbrantes Pléyades, y más tarde será el momento para los brillosos Júpiter, Venus y la Luna, sobre el horizonte del noreste.

.

Algunos artículos que pueden interesarte sobre la observación del cielo:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos