Escrito por Tendenzias

Estas fueron las últimas palabras de las estrellas

Hay una mística especial en torno a las últimas palabras de muchos famosos. La realidad dicta que, en muchos casos, no se puede comprobar que la leyenda sea cierta. Obviamente, tendemos a pensar que sí. Es la magia que tienen las estrellas y que nos ayudan a multiplicar su mito incluso en su último aliento.

Verdaderas o no, éstas fueron las últimas palabras de varias estrellas de los más variopintos firmamentos.

Michel de Nostradamus: farmacéutico francés y presunto adivino

No me encontraréis vivo al amanecer‘. Falló en muchas (casi todas) sus predicciones, pero acertó en la que debía fallar: su propia muerte.

Leonard Nimoy: actor reconocido por su papel de Spock en la saga Star Trek

En el caso de Leonardo Nimoy, no tiramos de sus últimas palabras, sino de su último tuit. El actor era un tuitstar consumado como mandaba su leyenda geek. ‘Una vida es como un jardín. Puedes tener momentos perfectos pero no se pueden conservar, excepto en la memoria. LLAP‘. Para los que no sean trekis, LLAP significa Larga Vida y Prosperidad, el famoso saludo de su personaje en la saga intergaláctica. Genio y figura.

Arquímedes: matemático

Para narrar las últimas palabras de Arquímedes, hay que poner en contexto la situación. Durante la Segunda Guerra Púnica, un soldado fue a su despacho y le pidió que le acompañara. Arquímedes, concentrado, se negó en rotundo hasta haber acabado el problema en el que llevaba tiempo trabajando. El soldado, poco amigo de la diplomacia, le mató. ‘¡No toques mis diagramas!’ fueron sus tristes y últimas palabras.

John Adams: segundo presidente USA

El segundo POTUS de la historia se acordó, en su lecho de muerte, de quien fuera enemigo y, posteriormente, amigo. Fue el 4 de julio de 1826 cuando dijo: ‘Thomas Jefferson, sobrevive‘. Thomas Jefferson murió el mismo día, horas más tarde.

Humphrey Bogart: actor

El famoso protagonista de Casablanca dejó bien claro cómo había sido su vida de estrella mundial de Hollywood con su último aliento. ‘Nunca debí cambiar el whisky por martinis‘.

Sir Arthur Conan Doyle, autor de las obras de Sherlock Holmes

Si hubo una vez en la historia despedida más romántica, fue la que dedicó Sir Arthur Conan Doyle a su segunda esposa, Jean Leckie. ‘Eres maravillosa‘ le dijo antes de dormir el sueño de los justos. Todo un caballero.

Joe DiMaggio, estrella del béisbol

El jugador de béisbol fue una de las millones de personas que amó a Marilyn Monroe, eso sí, también uno de los pocos afortunados en casarse con ella. Fue su segundo matrimonio, duró menos de un año (1954) pero le marcó. De hecho, murió 45 años más tarde (1999) y sus últimas palabras fueron para la Ambición Rubia. ‘Al fin podré volver a ver a Marilyn Monroe‘.

Bob Marley, cantante y compositor

Quien nace artista, muere artista. Bob Marley se fue sabiendo que la muerte era irreversible. ‘El dinero no puede comprar la vida‘. Eso sí, su música será eterna.

También te puede interesar: