Escrito por

Descubren un nuevo tipo de planeta| Kepler-10c

Los astrónomos han anunciado que han descubierto un nuevo tipo de planeta. Un planeta recoso que pesa 17 veces más que la Tierra. Su descubrimiento tiene grandes implicaciones para la historia del universo.

En otro artículo de Tendenzias hablamos de cometas, asteroides y meteoritos y sus diferencias. Hoy os contamos más detalles del descubrimiento del nuevo planeta Kepler-10c.

 Kepler-10c

Un planeta que pesa 17 veces más que la Tierra

El equipo de astrónomos usó el instrumento HARPS-North en el Telescopio Nazionale Galileo (TNG) de las Islas Canarias para medir la masa de este nuevo planeta llamado Kepler-10c. Encontraron que pesa 17 veces más que la tierra. Esto daba indicios de que el Kepler-10c tenía una composición densa sea de rocas u otros sólidos. Las teorías de formación de planetas actuales tienen dificultades para explicar cómo un mundo rocoso tan enorme se ha podido desarrollar.

El planeta Kepler-10c un Mega – Tierra

  • Los astrónomos del Centro Harvard –Smithsoninao de Astrofísica (CfA) han anunciado el descubrimiento de un nuevo tipo de planeta. Lo sorprendente es que este tipo de planeta rocoso es una excepción sobre la teoría comúnmente aceptada de cómo se forman los planetas. Hasta ahora se pensaba que planetas de tales dimensiones durante su formación tenían que captar grandes cantidades de hidrógeno tal como sucede con Júpiter.  Sin embargo el descubrimiento de este nuevo planeta ‘mega-tierra’ va en contra de esta teoría.

Xavier Dumusque uno de los científicos:

‘’ Nos hemos quedado muy sorprendidos cuando nos dimos cuenta de lo que habíamos encontrado”.”Es el Godzilla de tierras. Pero a diferencia del monstruo de la película, Kepler-10c -su nombre científico- tiene implicaciones positivas para la vida”.

sonda-espacial-kepler

  • El recién descubierto planeta Kepler-10c circunda una estrellas similar al Sol, una vez cada 45 días. Está a unos 560 años luz de la Tierra en la constelación de Draco. Fue detectado por la sonda espacial Kepler de la NASA. Que entre otras cosas detecta planetas fuera del Sistema Sola a través del método del tránsito. Esto es detectar la atenuación de una estrella cuando el planeta pasa por delante de ella.
  • Mediante la medición de la atenuación, los astrónomos pueden determinar el tamaño o el diámetro del planeta encontrado. Lo que la sonda Kepler no puede detectar es si el planeta encontrado es gaseoso o rocoso.

  • Los cálculos efectuados determina que Kepler-10c tiene un diámetro de cerca de 18 millas (unos 29 .000 kilómetros). Esto es 2,3 veces más tamaño que la Tierra. Este dato llevó  pensar a los investigadores que el planeta era un ejemplo de ‘mini-Neptunos’ planetas con una carcasa gruesa pero gaseosos.

Un planeta que puede tener 11 mil millones de años

  • El descubrimiento de Kepler-10c tiene profundas implicaciones para la historia del universo y la posibilidad de vida. El sistema Kepler-10 tiene unos 11 mil millones de años, lo que significa que se formó a menos de 3 millones de años después del Big Bang.
  • En un universo primitivo que solo contenía hidrógeno y helio. Los elementos más pesados necesarios para que se dieran las rocas eran el silicio o el hierro que tuvieron que ser creados en las primeras generaciones de estrellas. Luego cuando esas estrellas explotaron se dispersaron partículas de estos elementos por todo el espacio, que a su vez podrían formar parte de posteriores generaciones de planetas y estrellas.

planeta-rocoso

  • Este proceso debería haber tardado miles de años en formar rocas tan grandes, sin embargo el planeta Kepler-10c muestra que el universo fue capaz de crear tales enormes rocas, incluso durante la época cuando los elementos pesados eran escasos.

¿Vida en otros planetas?

Dimitar Sasselov, director de la Iniciativa Orígenes de la Vida de Harvard comenta:

El planeta Kepler-10c nos dice que los planetas rocosos podrían haberse formado mucho antes de lo que pensábamos. Si se han podido formar las rocas también se ha podido formar la vida.

  • La investigación implica que los astrónomos no deben descartar las viejas estrellas en su búsqueda de planetas similares a la Tierra. Si las estrellas viejas pueden albergar planetas rocosos como la Tierra, entonces tenemos más posibilidades de localizar planetas potencialmente habitable en nuestro vecindario cósmico.

También te puede interesar

El lugar más frío del planeta encontrado por la NASA

Temperaturas-ms-bajas-de-la-Tierra_thumb.jpg

Si te ha gustado el artículo puedes hacer click sobre el botón de Facebook, Twitter o de Google+, (justo abajo de la página), me ayudarás a difundir el artículo. Gracias por leer Tendenzias.com☺

Kepler-10c

Fuente|http://www.cfa.harvard.edu/

Fotos| http://www.sci-news.com/

http://mtdata.ru/

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos