Escrito por

Monogamia, ¿evolucionó para prevenir el infanticidio?

Cuando nos despertamos con frío a la noche, y vemos que nuestra pareja se ha llevado toda la sábana, o nos ha tocado en suerte uno que ronca toda la noche, más de uno se preguntará porqué hombres y mujeres tendemos a juntarnos en parejas monógamas. Es una duda razonable, y no lo digo por los ronquidos, sino porque el 95 por ciento de los mamíferos no son monógamos, y dentro de los primates tan sólo el 27 por ciento somos monógamos. Esto ha llevado a biólogos y antropólogos a hacerse la pregunta de ¿por qué somos monógamos? Tema que ha generado mucho debate entre los investigadores. Un nuevo estudio parece aportar una conclusión interesante: la monogamia evolucionó para proteger a los infantes de ser asesinados por machos rivales.

image

Es algo normal que ocurra infanticidio entre muchas especies de mamíferos, cuando machos rivales asesinan a las crías de una hembra con la que quieren copular, o incluso el mismo padre las mater en competencia con otros machos. El que los machos no tengan que competir por aparearse con un a hembra, ya que se forman parejas de por vida, resulta muy beneficioso para prevenir el infanticidio.

El vivir en parejas de macho y hembra, lo que se conoce como monogamia social, es algo que ha aparecido en la evolución de muchas especies. Por ejemplo, el 90 por ciento de las aves son monógamas. Se cree que esto ocurre porque incubar huevos y alimentar a las crías requiere el trabajo de ambos padres.

Entre los mamíferos, es la hembra la que suele cargar con todo el trabajo de ocuparse de las crías, las llevan dentro de su cuerpo, las alimentan con leche, y las cuidan hasta que son independientes. Tan sólo el 5 por ciento de los mamíferos son monógamos. En algunas especies puede ser ventajosa la mongamia, para su supervivencia, mientras que en otras conviene que los machos puedan ir libres por el mundo embarazando hembras.

Los primates somos raros dentro de los mamíferos, en muchos aspectos, y la monogamia es uno de ellos. Como decíamos un 27 por ciento de las especies de primates son monógamas, dentro de las cuales incluimos al Homo sapiens. Un estudio reciente, de Christopher Opie, del University College London, y colegas, concluyó que la monogamia social apareció recientemente entre los primates. Un recientemente evolutivo, ya que creen que sólo apareció hace unos 16 millones de años. Los primates evolucionaron hace unos 55 millones de años

Pero la pregunta es por qué apareció la monogamia entre los mamíferos en general, dado que representa una ventaja reproductiva el que los machos tengan acceso a cuantas más hembras sea posible. Siempre pensando en términos evolutivos, y de especie, por supuesto.

Entre los investigadores del tema se han dado varias explicaciones posibles:

  • Una de ellas es que la monogamia aporta un cuidado parental más efectivo para las crías, como sucede entre las aves.
  • También previene que las hembras se apareen con machos rivales, especialmente en especies en las que las hembras no viven todas juntas, sino alejadas entre sí, y por lo que no podrían ser todas fácilmente monopolizadas por un único macho.
  • Otra propuesta es que es una protección frente al riesgo de infanticidio, que es muy alto entre algunas especies de primates, incluidos chimpancés y gorilas, los primates más cercanos, evolutivamente, con nosotros.

Esto último se suele explicar biológicamente como el deseo del macho rival de poder volver a aparearse con la madre rápido, para poder engendrar su propia camada de crías. Algunos investigadores creen que estos tres factores combinados son la explicación, y también hay otras menos aceptadas.

La aparición de la pareja entre los humanos fue una transición evolutiva muy importante, que alteró dramáticamente nuestra trayectoria evolutiva como especie, dice Sergey Gavrilets, biólogo evolutivo de la Universidad de Tennessee, Estados Unidos.

Muchos investigadores creen que nuestro cerebro enorme no podría haber evolucionado sin el cuidado conjunto de la pareja de las crías durante el período extendido en que las crías humanas están totalmente indefensas, que es la larga infancia característica de los humanos, requerida para que el cerebro crezca a su tamaño completo.

Gavrilets cree que comprender las fuerzas evolutivas que llevaron a la monogamia, podría ayudarnos a comprender por qué somos tan raros incluso dentro de los primates, los raros dentro de los mamíferos.

Christopher Opie y colegas, realizaron un estudio para probar las tres principales hipótesis sobre el origen de la monogamia en primates utilizando un método llamado estadísticas Bayesianas. Se valieron de información publicada genética y de comportamiento de 230 especies de primates. El acercamiento con el teorema de Bayes, ayudó a los investigadores a mapear la información sobre el comportamiento primate en un árbol evolutivo de todo el grupo, y así analizar el orden en el cual aparecen ciertos rasgos como la monogamia, el infanticidio y otros comportamientos.

El artículo fue publicado en PNAS se puede ver en las conclusiones, que hay una correlación en el tiempo de las tres hipótesis que mencionamos antes, y la aparición de la monogamia en las 60 especies de primates que viven en pares. Pero sólo el infanticidio precedió a la monogamia social por lo que los autores interpretan que sería la fuerza evolutiva que desencadenó la monogamia entre los primates. Los otros comportamientos habrían ocurrido después en el tiempo, y serían consecuencias de la monogamia, en vez de causas.

Robin Dumbar, psicólogo de la Universidad de Oxford, que participó en el estudio, y propulsor de la idea de que los grupos sociales complejos típicos de los primates llevaron a cerebros grandes, dice que los primates son más vulnerables al infanticidio por su infancia prolongada, debido a su cerebro grande, y por ende necesitan mayor protección.

Pero algunos investigadores no están tan de acuerdo, ya que dicen que la monogamia entre los humanos es más una impostura social que biológica, como lo demuestran algunas culturas en las que la poligamia no es algo raro. Por lo que la monogamia podría ser o no la única solución primate al infanticidio, y podría haber llevado a los humanos a una monogamia, al menos en tiempos de sus antepasados homínidos, y en el origen de la especie, algo que podría haber cambiado luego socialmente, permitiendo la poligamia.

Un artículo publicado en Science, recientemente, busca el origen de la monogamia en los mamíferos en general, y llegan a una conclusión diferente. Publicado por los zoólogos Tim Clutton-Brock y Dieter Lukas de la Universidad de Cambridge, Gran Bretaña, el estudio analiza a 2545 especies mamíferas, dejándonos a nosotros afuera.

Con esa muestra mayor, los autores llegan a la conclusión de que la monogamia social apareció entre especies en las que las hembras estaban espaciadas, no vivían todas juntas, por lo que los machos no podían monopolizarlas. No vieron al infanticidio como una fuerza importante entre el grupo general de los mamíferos.

Christopher Opie opina que esto no puede aplicarse a los primates, al ser altamente sociales, ya que los primates son un grupo muy inusual dentro de los mamíferos, por lo que quedarían ocultos dentro de todo el grupo de los mamíferos. Por lo que parece, no existe un único factor, sino múltiples fuerzas evolutivas, que podrían haber sido diferentes en cada grupo.

Fuente: Science

Artículos relacionados

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos