Escrito por Tendenzias

¿Por qué rosa para las niñas y azul para los niños?

Pregunta típica de la abuela o de la tía es “¿va a ser niño o niña?”, ya que deben ponerse a tejer gorritos y escarpines, y deberán saber si compran lana rosa o azul. Muchos intentaron explicar esta preferencia del rosa para las niñas y del azul para los niños con una base biológica, y por qué no evolutiva. Pero lo cierto es que es exclusivamente cultural, ya que se trata de una tradición que se ha esparcido desde el mundo occidental sin tener un origen claro.

rosa niñas azul niños

La historiadora Jo Paoletti, de la Universidad de Maryland, Estados Unidos, realizó estudios sobre imágenes de niños, y descubrió que esta asociación de rosa con las niñas y azul con los niños es algo que surgió en el siglo 20, ya que hay casos de principios de 1900 en que la asociación era totalmente al revés. Según Paoletti, antes de los años 50 del siglo pasado no existía un color fijo asociado a cada sexo como ocurre hoy en día. El sociólogo Philip Cohen explica la aparición de esta preferencia de colores como asociada a los inicios del marketing. En esos tiempos estaban comenzando las campañas publicitarias y marketineras, que buscaban crear categorías, meter las cosas dentro de un marco, y que la gente pensase que para ser normal y demostrarlo debían comportarse y consumir de cierta manera. Es lo que ocurre hoy en día. El mercado de masas estaba iniciándose, y esta es una de sus mejores campañas, como lo fue la de Coca-Cola, por la misma época para imponer el rojo y blanco en Papá Noel (o Santa Claus).

rosa niñas azul niños Volviendo a la investigación de Paoletti, que pasó décadas estudiando avisos publicitarios, libros de niños, tarjetas de felicitación, etc, indican que para principios del siglo 20, el rosa era asociado tanto a niños como niñas. Descubrió, por ejemplo, que en una revista de fabricantes de topa para bebés, de 1918, se decía que la opinión más aceptada en esa época era que el rosa es para los niños y el azul para las niñas. Es decir, al revés que actualmente. “La razón”, decía el artículo, “ es que el rosa es un color más decidido y fuerte, es más adecuado para el niño; mientras que el azul, que es más delicado y refinado es más bello para la niña”.

Según Paoletti esta tradición que tenemos hoy en día comenzó a dominar después de la Segunda Guerra Mundial, y se volvió totalmente dominante recién en los años 1980s. Claramente asociado a lo que comentábamos que dedujo el sociólogo Philip Cohen sobre la aparición del mercado de masas.

Si queremos buscarle una explicación biológica, el tema falla porque no se trata de una elección de parte del niño o de la niña, sino algo que se le impone, se lo impone la sociedad como una tradición. No están eligiendo libremente los niños, ni siquiera cuenta la elección de la madre o del padre, ya que también elegirán esos colores, porque así lo dicta la costumbre.

Si bien se sabe que hombres y mujeres tienen preferencias diferentes por los colores, no existe explicación alguna para asociar el azul con los niños y el rosa con las niñas, ya que como vimos, hace apenas 100 años la asociación era al revés, y con una explicación bastante convincente, que podría darse para la asociación actual. La costumbre de encasillar a los niños en un color según el sexo es algo reciente, de no más de 150 años de historia, más relacionado con la necesidad de un mercado de tener estereotipos para facilitar la producción, que por otra cosa.

Fuente: LiveScience

Artículos recomendados

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos